Acofarma
Linkedin Youtube Más
English Portugués Español


Acofarma: pasado, presente y futuro

 

Nuestros orígenes

Los medicamentos hasta inicios del siglo XX eran esencialmente preparados que el farmacéutico realizaba en su rebotica. No existían prácticamente medicamentos industriales, sino que los boticarios y otros establecimientos sin regulación, como drogueros o herbolarios, ofrecían sustancias para ser elaboradas, lo que creaba un elevado riesgo de intrusismo y peligros para la salud.

En Europa la doctrina cooperativa había adquirido un gran significado desde principios del siglo XIX y suposo una nueva forma asociativa jurídica conocida como sociedad cooperativa.



 

Los orígenes de la cooperación farmacéutica son parte de un movimiento reivindicativo de la profesión farmacéutica que tiene lugar a finales del siglo XIX y principios del XX como respuesta a los problemas planteados por la industrialización de los medicamentos y a los continuos ataques de intermediarios ajenos a la profesión farmacéutica.

 

En pocos sectores económicos de nuestro país se encuentra un movimiento asociacionista con la dimensión y eficiencia del sector farmacéutico. Los farmacéuticos españoles a inicios del siglo XX se agrupan regionalmente en cooperativas de distribución farmacéutica. El objetivo de estas cooperativas era que las farmacias españolas, como establecimiento sanitario y primer eslabón de la cadena de salud, tuvieran acceso inmediato a las más de 40.000 referencias que puede ofrecer una oficina de farmacia. Y todo ello sin distinción y en igualdad de condiciones, tanto si se se trata de una farmacia del centro de una capital como de una farmacia rural alejada de los circuitos habituales de distribución o de una farmacia grande o otra de pequeña. Esto fue el nacimiento de lo que hoy es el modelo de distribución mediterráneo, también denominado modelo de distribución solidario.

 

En mayo de 1947 las cooperativas farmacéuticas españolas constituyen oficiosamente una asociación para la defensa de sus intereses profesionales, así surge el Grupo Técnico de Cooperativas Farmacéuticas, embrión de lo que hoy es Acofarma, encuadrado en la Unión Nacional de Cooperativas Industriales. En el 2 de diciembre de 1960 se constituye Acofar, Agrupación de Cooperativas Farmacéuticas y la forman 20 cooperativas. Su objeto social es tan amplio que no solo pretende ser una entidad de servicios para sus asociados, sino también servir de instrumento e intermediario financiero en sus operaciones, y prestar numerosos servicios a través de sus distintos departamentos: Secretaría General, Iniciativas Comerciales DIC, Publicaciones y Estudios. Su política general fue siempre que la “cooperación no se impone, simplemente se propone”.

 

Los servicios financieros de apoyo a los profesionales de la farmacia fueron tan exitosos que su volumen de negocio llevó a la constitución de lo que actualmente es el banco de los farmacéuticos, Bancofar, que actualmente es líder en el sector farmacéutico y en el que las cooperativas y Acofarma siguen manteniendo una importante participación.

 

Tras muchos esfuerzos se crea la Asociación de Cooperativas Farmacéuticas, S.Coop. Acofarma. Se constituye en El Escorial el 12 de Mayo de 1972 con la aprobación de las 32 cooperativas existentes. El fin social primordial de la entidad es el suministro de la más completa gama de productos químico-farmacéuticos y parafarmacéuticos necesarios para el mejor funcionamiento de la oficina de farmacia, servicio que se presta a través de las cooperativas asociadas que componen la entidad. Actualmente son 32 las cooperativas existentes, que reúnen a más de 18.000 oficinas de farmacia en todo el territorio nacional.

 

Acofarma inició su actividad en unas modestas instalaciones de Barcelona, posteriormente en un amplio local propio en el centro de la ciudad. Cuando la nueva localización resultó insuficiente debido al volumen alcanzado, D. José María Morera Segalá, director del departamento de Iniciativas Comerciales D.I.C., concibió la idea de crear una marca propia de productos con el nombre de Acofar y una gran factoría, que a la vez podría ser almacén, central de distribución y planta de manufacturación de determinados productos. El sueño de construir una factoría con la superficie e instalaciones que demandaban las cooperativas fue posible con la adquisición de un terreno de 15.000 metros cuadrados en Terrassa (Barcelona) inaugurada en 1978.

 

En el seno de Acofarma se han gestado también iniciativas como la Revista Acofar, la primera revista del sector editada ininterrumpidamente desde 1963 y con una tirada cercana a los 20.000 ejemplares; servicios de benchmarking sectorial, legales, informáticos o de compra centralizada que permiten a los socios de Acofarma, e indirectamente a la oficina de farmacia, disfrutar de las sinergias y economías de escala que la unión de nuestro colectivo ofrece.


 

En estos más de 65 años de trayectoria Acofarma ha sido pionera en muchos campos, pero particularmente lo ha sido en la creación de la primera marca de distribución que ha habido en nuestro país y en cualquier sector: Acofar.

 

En 2003 Acofarma inicia una etapa de renovación técnica y comercial que culmina en 2007 con una transformación societaria: la cooperativa de segundo grado se mantiene como firma patrimonial y prestadora de servicios, mientras que su actividad comercial de marca propia se segrega a una subsidiaria, Acofarma Distribución S.A., cuyos accionistas son la misma Acofarma y sus socios.

 

 

Realidad actual

Hoy en día Acofarma es propiedad de 29 cooperativas farmacéuticas españolas y, por lo tanto, propiedad de las oficinas de farmacia.

 

Actualmente las cooperativas farmacéuticas ofrecen mucho más que servicios logísticos de compra, almacenaje y suministros (hasta 6 entregas diarias) porque ofrecen a la farmacia española servicios muy valiosos para el profesional y el paciente, como son paquetes informáticos, formación continuada, apoyo financiero, soporte comercial y un largo etcétera.

 

Todo ello es posible gracias a que las cooperativas de distribución farmacéutica no tiene ánimo de lucro, únicamente buscan dar servicio a sus propietarios. Ésta es su única misión empresarial y, por consiguiente, también forma parte la misión de Acofarma, que tras más de 65 años busca la mejora de los sistemas de distribución farmacéutica de nuestro país y la defensa de la profesión farmacéutica.

 

Acofarma cumple con las normativas más estrictas, como son las Normas de Correcta Fabricación de Principios Activos (GMP-II) o la Buenas Práctivas de Distribución (GDP).

Además es titular de marcado CE de Productos Sanitarios.


 

Cuenta con un equipo humano de 70 personas altamente cualificadas y un equipo comercial que cubre todo el territorio nacional y visita regularmente a más de 15.000 farmacias.

 

Acofarma en 2015 cerró su cifra de negocio superando los 22 millones de euros consolidados, con un crecimiento sostenido que ha permitido casi duplicar su volumen en los últimos 10 años.

 

Acofarma cuenta con una amplia gama, incluyendo 5.000 referencias de productos químicos y más de 1.000 de parafarmacia, siendo líder en categorías claves como dermohigiene, apósitos estériles y diagnóstico (Ver vademécum).

 

 

Un futuro esperanzador

El destino de Acofarma va ligado a la distribución, la farmacia, la formulación y el desarrollo de las marcas de distribución.

 

La distribución cooperativista está en pleno proceso de renovación y concentración, hecho que la hará más robusta y le permitirá enfrentarse a un entorno cada vez más exigente. En este sentido, la farmacia y el modelo mediterráneo tienen un gran futuro por delante.

 

La formulación magistral, que en la década de los 90 fue la gran olvidada, ha recobrado fuerza y actualidad al demostrarse una eficaz herramienta de tratamiento personalizado, una tendencia de total actualidad. Ya no hablamos de formulación sino de elaboración a medida de las necesidades de cada paciente. Las autoridades sanitarias están cada vez más comprometidas con esta herramienta terapéutica y la formulación despierta de nuevo el interés de farmacéuticos  y prescriptores, a quienes Acofarma desde hace ya años a través de las asociaciones de formulistas está dotando de la formación y conocimientos necesarios.

 

Del futuro de las marcas propias poco cabe decir, dado que que han supuesto un éxito espectacular, llegando ya a representar cerca del 40% de las ventas en gran consumo y cerca del 1,8% en farmacia, con importantes crecimientos sostenidos. Las marcas propias han venido para quedarse y la marca de la farmacia tiene un gran recorrido pues ofrece ventajas a quien la vende y a quien la compra.

Atención cliente
902 36 22 03
Mad 914 353 882
Bcn  937 360 088
Atención al cliente    

Aviso Legal y Política privacidad  •  Política de cookies •  Calidad y medioambiente  •  Condiciones de venta y devolución

© 2014 Copyright ACOFARMA


Blowjob