El aceite de argán: un ingrediente milenario lleno de beneficios para tu piel

Algunos lo conocen como el ‘oro de la cosmética’ y otros se refieren a él como ‘oro del desierto’. Sea como fuere, el aceite de argán es un ingrediente natural que, por sus magníficas propiedades, se ha convertido en un recurso muy utilizado en el cuidado del cabello o de la piel. 

Si quieres saber de dónde viene o qué beneficios puede aportar a la salud de tu piel o cabello, toma nota. 

¿De dónde se obtiene el aceite de argán?

El aceite de argán proviene del árbol de argán, un árbol endémico de los semi-desiertos de una parte de Marruecos. 

Con una longitud que puede llegar a los 10 metros de altura, se trata de un árbol de tronco rugoso y espinoso, con flores pequeñas que salen alrededor del mes de abril. 

Su fruto, de piel espesa y gruesa, rodea las semillas que, después, son tratadas para obtener su aceite. 

¿Cómo se obtiene?

Tras un proceso de secado de los frutos del árbol de Argan, cuyo nombre científico es Argania spinosa, las semillas son prensadas en frío en un proceso natural y libre de químicos para obtener un aceite puro. 

Veamos ahora algunas de las preguntas más comunes respecto a sus propiedades o usos. 

Algunos lo conocen como el ‘oro de la cosmética’. El aceite de argán es un ingrediente natural que, por sus magníficas propiedades, se ha convertido en un recurso muy utilizado en el cuidado del cabello o de la piel.

¿De qué se compone el aceite de argán?

Compuesto especialmente por ácidos grasos esenciales y por vitamina E, el aceite de argán es un estupendo antioxidante que, además, cuenta también con otros componentes como los fitosteroles, beta-carenoides o escualeno.

¿Qué beneficios tiene?

Como hemos visto, el aceite de argán es un ingrediente muy utilizado tanto para el cuidado de la piel como del cabello. ¿El motivo? Estos son algunos de sus beneficios más destacados. 

  1. Al estar lleno de vitaminas y antioxidantes, es un ingrediente muy utilizado en la formulación de productos dermofarmacéuticos,como lociones corporales, cremas faciales o sérums faciales, entre otros.

  2. Además de ser antiséptico, está indicado también para paliar los efectos de problemas cutáneos como las irritaciones.

  3. Favorece la restauración del manto hidrolipídico de la piel sin engrasarla, por lo que es un estupendo hidratante natural.

  4. Es apto también para pieles grasas con tendencia al acné.

  5. Es cicatrizante, por lo que es un ingrediente perfecto para tratar problemas como las estrías o incluso cicatrices o quemaduras.

  6. Al estar lleno de antioxidantes es un ingrediente muy utilizado en tratamientos antienvejecimiento, ya que contribuye a disminuir los efectos de la oxidación de la piel. 

¿Cómo aplicar el aceite de argán en el cuidado de la piel?

Como hemos visto, el aceite de argán es un estupendo hidratante que, además de devolver a la piel su elasticidad y brillo natural, también es un estupendo cicatrizante, por lo que se utiliza como componente en todo tipo de tratamientos hidratantes, sérums e incluso tratamientos contra las imperfecciones, el acné o las cicatrices. 

Por ello, incorporar en nuestra rutina facial un producto que lo contenga está lleno de beneficios. En este sentido, la forma de aplicación dependerá de las características de cada producto. 

¿Cómo aplicar el aceite de argán en el cuidado del pelo?

Otro de los usos más comunes del aceite de argán tiene que ver con el cuidado del cabello. En este sentido, además de los champús, mascarillas, acondicionadores o sérums que lo incorporan como ingrediente, también son muchas las personas que abogan por su uso en su estado más puro. 

Teniendo en cuenta que se trata de un hidratante y revitalizador, lo único que varía de un tipo de pelo a otro es la forma en la que debe ser aplicado. Veámoslo. 

·En el caso de los cabellos con puntas muy dañadas y secas, es recomendable aplicarlo sobre ellas, dejándolo reposar durante unas dos horas para, después, aclararlo con agua. Este proceso puede repetirse una o dos veces a la semana hasta conseguir el aspecto deseado. 

·Aquellas personas que sientan el pelo dañado en su totalidad pueden aplicar el aceite puro de argán sobre todo el cabello, masajeando el cuero cabelludo suavemente para permitir que penetre y dejándolo reposar durante unos 30 minutos antes de aclararlo, de nuevo, con agua. 

·En el caso del pelo graso, el aceite debe aplicarse con las manos de medios a puntas y distribuirlo de forma uniforme. Tras un periodo de unos 30 minutos aproximadamente, deberemos lavar el pelo con nuestro champú habitual.

¿Dónde comprarlo?

A la hora de adquirir aceite de argán o productos que lo contengan, es importante dirigirnos a farmacias para garantizar que se trate de productos o aceites de buena calidad.

De esta forma, nos aseguraremos de estar utilizando el aceite de argán de mayor calidad posible y que haya sido obtenido en un proceso artesanal y respetando las condiciones necesarias. 
Si quieres adquirir productos con aceite de argán con estas características, consulta aquí nuestros buscador de farmacias y encuentra el punto de venta más cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 3 =