Actividades para bebés de 0 a 12 meses

Alrededor de los doce meses de vida, un bebé deja de serlo y se convierte en un niño. El punto de inflexión que permite el cambio de una etapa de crecimiento a otra es que la criatura ha aprendido ya a caminar. Si bien es cierto que algunos pequeños aprenden antes que otros.

A los ojos de familiares y amigos, durante el primer año de vida, los pequeños solo duermen, lloran y comen. Los padres son los primeros en descubrir que esa afirmación no tiene nada que ver con la realidad ya los pocos días de nacer se abre ante la criatura un universo de emociones que se irá expandiendo a medida que vaya creciendo.

Un bebé es una esponja capaz de absorber toda la información que sus padres o hermanos mayores quieran transmitirle. Está deseoso de realizar una gran variedad de actividades, que pueden convertirse en un entretenimiento muy divertido para todos los miembros de la familia.

El juego en los recién nacidos

El juego es un proceso de autodescubrimiento que ocurre al mismo tiempo que avanza su desarrollo cognitivo y psicomotor. Gracias al juego, los neonatos aprenden a moverse, a comunicarse, a comprender su entorno y a socializar con él.

Jugar con un bebé recién nacido será divertido para el niño y para los padres siempre y cuando el juego se adapte a su nivel de desarrollo.

No juega igual un bebé de tres semanas que uno de doce: un recién nacido se enamora de las muecas de su madre, que le parecen divertidas, mientras que el niño de un año se entretendrá con risas, bromas y aventuras que querrá descubrir por su cuenta.

Sonajero campana

El Sonajero Campana Acofar está fabricado en materiales plásticos inocuos de primera calidad, duraderos, no tóxicos, sin aristas ni nada que pueda perjudicar al bebé.

El primer año de vida los niños adquirirán habilidades como sonreír, mover la mano y dar sus primeros pasos. Estas tres acciones son indicadores del desarrollo que informan a los padres y a los pediatras de que los pequeños están creciendo saludablemente.

El juego y el aprendizaje serán las herramientas más importantes para que estos tres indicadores evolucionen favorablemente.

Lecturas recomendadas

6 consejos para el baño del bebé

Hay un pequeño tópico que dice que a los bebés no les gusta el baño, que lloran o patalean. Eso provoca cierto temor…

¿Por qué llora mi bebé?

Después de nacer, el bebé aterriza en un mundo completamente nuevo. No solamente no lo conoce, sino que tampoco sabe c…

Irritación de la piel en bebés

La irritación de la piel en bebés es una afección muy común. Esto se debe a que su piel tiene unas características …

Para un bebé, el juego es un proceso de autodescubrimiento que ocurre al mismo tiempo que avanza su desarrollo cognitivo y psicomotor.

Juegos para bebés de 0 a 3 meses

Un recién nacido a veces llora porque se aburre. Los padres confunden su llanto con el hambre, el sueño o el pañal sucio, pero si después de comprobarlo e intentarlo todo sigue llorando, es muy posible que simplemente esté aburrido.

A esta edad todavía no sabe entretenerse solo, pero los padres pueden jugar con él con actividades que estimulen su desarrollo psicomotriz a través de actividades sensoriales:

  • Mover un objeto pequeño delante de sus ojos. Durante las primeras semanas de vida el recién nacido mejorará su visión y pronto será posible entretenerle con objetos. Estando recostado boca arriba, se puede mover un juguete colorido frente a sus ojos de izquierda a derecha y viceversa. También se puede tocar al niño con suavidad para llamar su atención.
  • Patadas a un objeto sonoro. Consiste en poner al bebé boca arriba y muy cerca de sus pies un objeto como un peluche que, al patearlo, haga ruido. Cuando descubra que al darle patadas suena, querrá repetir varias veces más.
  • Incorporarle cogiéndole de las manos hasta dejarlo en posición sentado. Mientras esté tumbado boca arriba, agarrar sus bracitos con suavidad y tirar hasta incorporarlo con un movimiento muy suave y lento porque todavía no es capaz de sostener su cuello. Esta actividad propicia que aprenda a levantarse.

Juegos para bebés de 3 a 6 meses

A esta edad la vista del bebé ya es casi completa y distingue perfectamente entre formas, tamaños y colores. El espectro de juegos puede ampliarse porque la criatura empieza a integrar lo que ve con estímulos de otros sentidos, como el gusto, el oído y el tacto. En esta etapa también aprende a distinguir y comprender cada vez más palabras.

Entre los tres y los seis meses de edad se puede jugar a:

  • El espejo. Colocar al bebé sobre su estómago. A su lado, en la misma dirección hacia donde esté colocada su cabecita para que pueda verlo, se puede colocar un pequeño espejo de plástico. Al verse, se animará a levantarse para descubrir su reflejo. Con este sencillo ejercicio fortalecerá los músculos de su cuello y espalda.
  • Música para sus oídos. Si el pequeño está tranquilo y descansado, un juego que fortalece los lazos entre padres e hijos es bailar. Se puede poner la música, siempre suave, sostener al bebé contra el pecho y empezar a moverse, sin grandes vaivenes.

Juegos para bebés de 6 a 9 meses

En esta etapa ocurren dos grandes avances en el desarrollo del niño: aprende a sentarse y ya sostiene objetos. Algunos juegos para esta edad son:

  • Dejar los juguetes alrededor, pero no muy cerca. Este juego es muy entretenido, consiste en sentar a la criatura, por ejemplo, en el salón de casa, y reunir sus juguetes favoritos colocándolos cerca, pero no tan cerca como para que estén al alcance de su mano. Así tendrá que gatear e intentar alcanzarlos.
  • Derribar los bloques. Este juego consiste, por ejemplo, en formar una pila de piezas o bloques de madera, no muy alta, y animar al bebé a derribarla. A esta edad les resulta muy entretenido destruir para volver a construir.

Juegos para bebés de 9 a 12 meses

Justo antes de cumplir un año, el recién nacido ya ha dejado de serlo: es capaz de sentarse sin apoyo, seguramente ya gatea y ha aprendido a ponerse de pie con la ayuda de objetos. Los niños a esta edad están a punto de empezar a caminar y son capaces de responder a órdenes sencillas.

  • Tirarle una pelota. Esta actividad puede resultarle hipnótica: la pelota rueda con cierta velocidad por una superficie plana e ir a buscarla puede ser una pequeña gran aventura. Pedirle que devuelva la pelota le resulta estimulante y divertido. Otra actividad relacionada sería tirar la pelota a una cierta distancia e incitar al niño a que la siga de la mano de un adulto.
  • Esconder un objeto. A esta edad los niños son capaces de comprender que un objeto está ahí aunque no sean capaces de verlo. Los padres pueden entretener al niño escondiendo uno de sus juguetes favoritos mientras lo utiliza. La criatura pronto empezará a echarlo de menos y lo buscará.

El tiempo vuela en la vida de los padres de un recién nacido. A toda la familia le cambia el ritmo con la llegada de un nuevo miembro. En ocasiones puede ser necesario el consejo especializado del profesional sanitario de confianza, el farmacéutico, que sabrá orientar con éxito a los progenitores acerca de los mejores juguetes según la edad del niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − seis =