Tipos de alopecia en las mujeres y cómo identificarlas

Siempre se ha pensado que la pérdida capilar es un problema de hombres, pero lo cierto es que la alopecia femenina también existe y afecta a muchas mujeres. La caída del cabello puede tener múltiples orígenes, por lo que es necesario entender las causas para encontrar el tratamiento adecuado.

¿Qué es la alopecia femenina?

La caída del cabello es un mecanismo natural y forma parte de un proceso de regeneración necesario con el que nace un pelo nuevo, sano y fuerte. De media, una persona adulta pierde unos 100 cabellos al día, aunque puede haber épocas, como en verano y en otoño, en los que esta cantidad se duplica.  

Sin embargo, cuando la pérdida capilar persiste y no da paso a pelo nuevo, podemos estar ante un caso de alopecia, que se caracteriza por la disminución de densidad en las zonas más visibles del cuero cabelludo, como la parte superior y delantera del cráneo, aunque también puede afectar a cejas, pestañas y vello corporal.

Cuando la pérdida capilar persiste y no da paso a pelo nuevo podemos estar ante un caso de alopecia.

Tipos de alopecia en mujeres

Es posible distinguir tres tipos de alopecia femenina según la forma en la que se manifiesta. Para poder diferenciarlas, lo más recomendable es consultar con un experto para que haga un diagnóstico adecuado.

1. Alopecia androgénica

Este es el tipo de alopecia más común en mujeres y se debe a problemas hormonales que debilitan los folículos pilosos (parte de la piel donde nace el cabello) y hacen que produzcan menos cantidad de pelos. También puede estar relacionada con una mala alimentación, estrés o factores genéticos.  

Con la alopecia androgénica el cabello se vuelve cada vez más fino, pierde volumen y aparecen zonas claras en la parte superior de la cabeza. Al cabello le cuesta regenerarse, por lo pueden aparecer calvas.

2. Alopecia areata

La alopecia areata afecta a zonas localizadas del cuero cabelludo en las que aparecen áreas sin pelo en forma ovalada. Tiene un origen autoinmune, por el cual el sistema inmunológico ataca el folículo piloso produciendo una inflamación que impide el suministro de nutrientes. Esto hace que el cabello que se cae no se renueve y surjan esas pequeñas zonas sin pelo.  

No se sabe con claridad el motivo por el cual el sistema inmune ataca a los folículos, aunque las teorías apuntan a una combinación de predisposición genética y factores externos como el estrés.  

El problema de este tipo de alopecia es que es impredecible y no se puede saber el tiempo que va a durar la inflamación, a qué zonas afectará y si volverá a aparecer pasado un tiempo.

3. Alopecia difusa

Este tipo de alopecia femenina se caracteriza por un aumento acelerado de la caída del cabello mientras que el crecimiento mantiene el ritmo normal. De este modo, la melena presenta un aspecto frágil, débil, seco y, en ocasiones, deja a la vista el cuero cabelludo.  

Normalmente, se asocia a otras dolencias como enfermedades intestinales, hepáticas, alteraciones renales o trastornos de tiroides, por lo que suele tener un carácter transitorio.

Causas de la alopecia en mujeres

Como hemos visto, las causas de la alopecia en mujeres pueden ser muy variadas. La más común suele estar relacionada con desequilibrios hormonales que tienen lugar tras la menopausia, cuando hay menos estrógenos y más andrógenos (hormonas tipicamente masculinas). A partir de este momento, de hecho, es muy habitual que el cabello se debilite y pierda mucha densidad.  

Lecturas recomendadas

Colágeno para el pelo: beneficios y recomendaciones

El colágeno representa un ingrediente fundamental para lucir un cabello sano y fuerte. Esta sustancia, que el cuerpo ge…

¿Pelo seco y deshidratado? Causas y soluciones de farmacia

La aplicación de determinados productos, los efectos del sol o el uso diario de secadores, planchas o rizadores son sol…

¿Cómo prevenir la caída del cabello?

El cambio de estación, el estrés, los cambios hormonales, una exposición constante al secador o la plancha, un cepill…

La genética también tiene un papel muy importante en la alopecia femenina. Aquellas mujeres con antecedentes familiares, tanto femeninos como masculinos, son mucho más propensas a padecer problemas en este sentido.  

Con todo, también puede haber problemas físicos que afecten al cabello: mal funcionamiento de las glándulas tiroideas (tanto de hipertiroidismo como de hipotiroidismo), ovarios poliquísticos, mala alimentación, entre otros. Y, por supuesto, no podemos olvidar factores como el estrés, la contaminación, el tabaco, el uso frecuente de determinados productos de peluquería o una mala higiene capilar.

Cómo saber si tienes alopecia

Para detectar un problema de caída grave en nuestro cuero cabelludo debemos prestar atención a una serie de signos:

  • Observar si al cepillarnos se cae más pelo del habitual.
  • Percibir una pérdida de grosor y fuerza generalizadas.
  • Detectar zonas clareadas en el cuero cabelludo es el síntoma más evidente de la alopecia femenina.
  • Ver que la raya del pelo se amplía y cada vez tiene más grosor.
  • Comprobar que la caída se prolonga en el tiempo (por encima de los dos o tres meses).
  • Experimentar otros síntomas como enrojecimiento del cuero cabelludo, descamación, picor o dolor.

Ante cualquiera de estos síntomas, lo más recomendable es visitar a un dermatólogo para tomar medidas cuanto antes.

Cómo tratar la alopecia en mujeres

La alopecia solo se puede tratar con la ayuda de un dermatólogo que determine las causas y paute un tratamiento adecuado y personalizado. Se pueden lograr resultados muy positivos siempre que se inicie el proceso lo antes posible y la persona sea constante y rigurosa.

Se pueden lograr resultados muy positivos siempre que se inicie el tratamiento lo antes posible.

El minoxidil es, por ejemplo, uno de los tratamientos médicos más comunes. Se puede aplicar sobre el cuero cabelludo por las noches o ingerirlo de forma oral. Su función es frenar la caída y estimular el crecimiento del cabello.

Otro tratamiento que ha demostrado grandes resultados es la mesoterapia capilar. Este busca la bioestimulación, a través de pequeñas inyecciones de las células capilares, lo que revierte la miniaturización del folículo y aumenta el espesor y el crecimiento del cabello. No es doloroso, no requiere anestesia y no tiene ningún riesgo para el paciente.

También se puede probar la mesoterapia plaquetar. En este caso, se extrae una muestra de sangre y se inyecta en la dermis del cuero cabelludo para estimular la regeneración celular gracias al propio plasma del paciente, lo que favorece el crecimiento de folículo piloso.

En algunos casos se puede contemplar la posibilidad de realizar un trasplante capilar aunque, para ello, es necesario disponer de una buena cantidad de pelo en otras zonas de la cabeza. Mediante esta cirugía se extraen cabellos de la zona de la nuca y se colocan uno a uno en la parte frontal. Las mujeres que son aptas para esta intervención logran muy buenos resultados, al igual que en el caso de los hombres.

En las farmacias también se pueden encontrar productos que combaten la caída del cabello en mujeres. Existen opciones diferentes en distintos formatos: lociones, champús, ampollas e incluso complementos alimenticios.

En cualquier caso, la principal recomendación es buscar la ayuda de un profesional y seguir sus recomendaciones. La alopecia femenina, aunque rara vez desemboca en calvicie, debe ser diagnosticada y tratada por un médico para frenar su progresión lo antes posible.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *