Rutina beauty: cómo evitar las arrugas prematuras

Si hay algo contra lo que no podemos luchar es el paso del tiempo. Los años corren para todos y tal y como nuestras vivencias nos aportan experiencia y sabiduría, forjando nuestro carácter, también dejan huella en nuestra piel.

De hecho, cuando rondamos la treintena comienza a hacerse visible en nuestro rostro -y en nuestra piel en general- el paso del tiempo. ¿Te has preguntado alguna vez por qué ocurre a esta edad? ¿Hay remedios para evitar o retrasar la aparición de las arrugas?

Por qué aparecen las arrugas

Todo tiene una explicación: las arrugas se forman alrededor de los 30 años porque las células de nuestra dermis se vuelven algo más rezagadas a la hora de renovarse y mueren más rápidamente. Nuestro organismo fabrica colágeno y otras sustancias como la elastina o el ácido hialurónico con mucho vigor y de forma natural en los primeros años de vida, pero a medida que crecemos la maquinaria empieza a ralentizarse.

Y entonces aparecen las primeras arrugas. ¡Qué momento! Equiparable a cuando nos encontramos nuestra primera cana o cuando un niño nos llama Señora por la calle. Y aunque lo de envejecer, por lo general, no gusta, lo mejor seguramente sea tomárselo con filosofía, aceptando que se trata de un proceso natural contra el que no podemos luchar y que forma parte de nuestro ciclo vital.

Asimismo,  podemos ser precavidos; nos lo ha enseñado el dicho popular y también lo dicen los expertos: si queremos minimizar la huella que deja en nuestra piel el paso del tiempo, en forma de arrugas, alrededor de los 25-30 años debemos empezar a llevar rutinas y cuidados específicos. La prevención es nuestra mayor aliada.

Diferencia entre cronoenvejecimiento y fotoenvejecimiento

Además de ser palabras con las que ganaríamos cualquier partida de Scrabble, son términos que utilizamos para diferenciar dos tipos de envejecimiento. El cronoenvejecimiento hace referencia a hacerse mayor por el paso del tiempo, sin más; el fotoenvejecimiento, en cambio, se produce a causa de largas exposiciones al sol y por no haber utilizado productos protectores solares adecuados.

Así pues, usar fotoprotectores todo el año ayuda a reducir la descomposición del colágeno y de la elastina y a que nuestra piel envejezca más lentamente. 

Apuesta por una buena rutina de prevención

Otro ingrediente de la fórmula de la eterna juventud es la constancia; no es un ingrediente per sé, pero es clave si queremos que nuestra piel luzca más lisa y luminosa a partir de los 25 años. Dedicarle unos minutos al día a nuestro cuidado facial es clave y en esta rutina no pueden faltar la limpieza y la hidratación.

Lava bien tu rostro para deshacerte de las impurezas y limpiar la grasa que haya podido desarrollarse durante la noche y a lo largo del día. El agua micelar es una apuesta segura, ya que nos ayuda a limpiar la piel pero sin resecarla y, además, ayuda a equilibrar los niveles de grasa.

El estrés o las preocupaciones afectan a nuestro rostro: los músculos de la cara se tensan y, a la larga, se producen arrugas prematuras.

Antes de la hidratación se recomienda hacer uso de un sérum que nutra nuestra piel y la prepare para asimilar todos los beneficios de una crema hidratante.

Aplica un buena hidratante, ya que es la mejor forma de prevenir el envejecimiento. Si apostamos por productos ricos en colágeno, conocidos por sus propiedades hidratantes, mejor que mejor, ya que ganaremos elasticidad y compensaremos el ritmo bajo con el que lo produce nuestro organismo al hacernos mayores.

Lecturas recomendadas

Cómo eliminar la celulitis

Aunque los “cánones” de belleza actuales nos lleven a pensar en el cuerpo perfecto sin un gramo de grasa, lo cierto…

Cómo saber qué tipo de piel tengo y cómo cuidarla

La piel juega un papel destacado no sólo en nuestro aspecto sino también en nuestra salud: nos protege de los agentes …

Todo lo que debes saber sobre el pH de la piel

Has oído hablar de ello en multitud de ocasiones pero ¿sabes realmente lo que es el pH de la piel? Uno de los error…

Cuidados semanales y específicos para retrasar la aparición de las arrugas

Check diario a la limpieza y a la hidratación, pero ¿qué hay de los cuidados semanales? Si quieres que tu piel esté más sana y que las arrugas no empiecen a notarse tan pronto lo mejor es incluir en tu rutina beauty la aplicación de una mascarilla facial de manera semanal.

Del mismo modo, exfoliando la piel eliminaremos las células muertas que tanto apagan nuestro rostro y ayudaremos a que el rostro absorba mejor los nutrientes de los productos y tratamientos que apliquemos.

El bonus extra en esta lista de consejos viene de la mano de un buen contorno de ojos. Se trata de una zona específica de la cara en la que se notan especialmente los signos del paso del tiempo. Hacer uso de una crema especialmente pensada para esta zona en edades tempranas -a partir de los 25 años- nos ayudará a retrasar la aparición de las líneas de expresión.

Usa productos acordes a tu edad y al estado de tu piel

¿Si uso una crema antiarrugas a una edad temprana, retrasaré más la aparición de las arrugas? La lógica nos puede llevar a pensar que ésta es una buenísima idea, pero nada más lejos de lo contrario, ya que este tipo de productos contienen unos niveles de grasa que, si bien necesarios para la piel madura, son contraproducentes para pieles de corta edad. Este exceso de grasa no es absorbido bien por la piel y es probable que veamos poros obstruidos y un exceso de secreción sebácea.

Ampollas lifting flash

Las Ampollas Lifting Flash Acofarderm proporcionan vitalidad y tersura inmediatas gracias al poderoso efecto de sus activos.

La alimentación y el estilo de vida, claves para prevenir los signos de la edad

La buena vida pasa factura. O mala vida, mirémoslo cada uno como prefiramos. La falta de sueño, el tabaco y el alcohol, una alimentación basada en comida procesada, tomar el sol en exceso… Todos ellos son factores que afectan a la salud de nuestra piel. He aquí algunos consejos para cuidarnos más en este sentido:

  1. Lleva una dieta equilibrada y evita azúcares, fritos, harinas refinadas y aditivos artificiales.
  2. Apuesta por alimentos ricos en antioxidantes y lograrás que las células funcionen mejor: naranjas, zanahorias, verduras de hoja verde, boniato, calabacín…
  3. La vitamina C es buena aliada para cuidar tu piel y está presente en cítricos, verduras, tomate y brócoli; también el pescado azul o los frutos secos, ricos en omega 3, son beneficioso para nuestro cuerpo y para contrarrestar la aparición de arrugas.
  4. Uvas, soja y té verde: apúntalos en la lista de la compra porque son alimentos ricos en isoflavonas, cuya función es aportar colágeno a la piel.

Ejercicios faciales y masaje del rostro

No se trata de otra cosa que de hacer muecas: abrir y cerrar la boca sacando la lengua, mover los ojos, hinchar y deshinchar las mejillas, arrugar la nariz repetidamente y relajar y contraer la frente. Estos son algunos de los gestos que nos ayudarán a combatir las arrugas, al igual que lo hará realizar masajes faciales con frecuencia.

Ten en cuenta que el estrés, las preocupaciones, las discusiones y los disgustos en general afectan a nuestro rostro: los músculos de la cara se tensan y, a la larga, se producen arrugas prematuras.

Si cada noche realizamos un masaje firme pero suave de cara y cuello a la vez conseguiremos relajar el rostro. Apunta estos tips:

  • Alisa tu frente con las manos
  • Masajea tus ojos con suavidad
  • Estira las cejas y aprieta en las sienes
  • Haz círculos en las mejillas

Siguiendo estas indicaciones le darás a tu piel lo que necesita y conseguirás frenar la aparición de las arrugas prematuras. Recuerda, además, que el consejo farmacéutico puede ser de gran ayuda para encontrar los mejores productos para ti

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − cuatro =