Autocontrol y riesgos en la diabetes tipo II

La diabetes tiene lugar cuando el nivel de glucosa o azúcar en sangre es demasiado alto. Este azúcar proviene de los alimentos y la insulina es la hormona del páncreas que ayuda a las células a asimilarlas y transformarla en energía. Cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa adecuadamente, la glucosa permanece en la sangre y no consigue llegar a las células.

Los tipos de diabetes más habituales son el tipo 1, el tipo 2 y la diabetes gestacional.

La diabetes incrementa la posibilidad de alguna enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y puede dañar diferentes órganos, como los ojos, riñones, sistema nervioso periférico, el sistema nervioso autónomo o las arterias de las extremidades inferiores.

Aunque la diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura, sí que hay formas de controlarla y mantener una vida saludable. Los tipos de diabetes más habituales son el tipo 1, el tipo 2 y la diabetes gestacional.

¿Qué es la diabetes tipo 1 y tipo 2?

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina, debido a que el sistema inmunológico ha destruido las células del páncreas que la producen. Eso provoca que los pacientes necesiten tomar insulina todos los días. Aunque puede aparecer a cualquier edad, la diabetes se diagnostica generalmente en niños y adultos jóvenes.

La diabetes tipo 2, la más común, se presenta con mayor frecuencia en personas de mediana o tercera edad. En este caso, el cuerpo no produce o no usa bien la insulina, causando un nivel demasiado alto de glucosa en la sangre. Al tratarse de una enfermedad crónica, es importante que los pacientes aprendan a controlarla de forma regular.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de la diabetes?

Entre los síntomas más habituales que presenta la diabetes, están el aumento del hambre, de la sed y de la necesidad de orinar, la fatiga, la visión borrosa, el hormigueo de pies o manos y la pérdida de peso sin motivo.

Los síntomas no aparecen con la misma rapidez según se trate de la diabetes tipo 1 o tipo 2. Así, mientras que en la primera aparecen de forma rápida, en tan solo unas semanas, los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden durar años y casi no notarse, ya que, de hecho, en muchos casos las personas que la padecen no tienen síntomas.

¿Cuáles son sus causas?

La causa no es exactamente la misma en los dos tipos de diabetes. Así, en el caso de la diabetes tipo 1, aunque no se sabe al 100%, se cree que tiene causas genéticas o ambientales, como los virus.

La diabetes tipo 2 también puede ser causada por los genes, aunque intervienen otros factores como el estilo de vida, por lo que el sobrepeso y la falta de actividad física aumentan la probabilidad de padecer la diabetes tipo 2. Además, la ubicación de la grasa también determina la predisposición a padecerla, pues un exceso de grasa en el vientre presenta una mayor probabilidad de aparición de esta enfermedad.

Otras causas

Existe la diabetes gestacional, que tiene lugar durante el embarazo, y cuyas causas tienen origen hormonal, hereditario o relacionadas con el sobrepeso y el estilo de vida.

La diabetes también puede ser causada por mutaciones genéticas o enfermedades hormonales. En este último caso, alguna enfermedad altera la cantidad de hormonas, causando resistencia a la insulina y diabetes. Finalmente, otras posibles causas pueden ser lesiones o la extracción del páncreas, que provoca la pérdida de células beta y, por tanto, la diabetes.

¿Cuáles son las ventajas del autocontrol?

Los niveles de azúcar en sangre no siempre son previsibles, y pueden sufrir alteraciones. Por ese motivo, el autocontrol de la glucosa no solo permite mantener los niveles dentro de un rango objetivo, sino que también tiene otros importantes aspectos positivos. Por ejemplo, el mayor control sobre la enfermedad permite ganar en autonomía. Además, aumenta la participación del paciente en la toma de decisiones, y, finalmente, se establece una relación menos paternalista entre el médico y el paciente.

Los niveles de azúcar en sangre no siempre son previsibles, y pueden sufrir alteraciones. El mayor control sobre la enfermedad permite ganar en autonomía. Además, aumenta la participación del paciente.

Para mejorar el control, puede ser necesario anotar el nivel de azúcar de forma regular, varias veces incluso en caso de tomar insulina.

¿Cómo se pueden evitar riesgos?

Para evitar problemas, es importante:

  • Controlar frecuentemente el nivel glucémico.
  • Controlar el peso y reducir el sobrepeso.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • Controlar la tensión arterial, manteniéndola por debajo de 130/80 mmHg.
  • Controlar el colesterol, manteniéndolo por debajo de 200 mg.
  • Revisar de forma periódica dientes, ojos y pies.

Dieta saludable

La dieta de un diabético debe estar centrada en alimentos de alto contenido en fibra y bajos en grasa, como son las frutas, verduras y granos integrales. Además, debe reducirse la ingesta de alimentos de origen animal, hidratos de carbono refinados y dulces.

A ello se suma el consumo de alimentos de bajo índice glucémico, que suelen ser los que tienen alto contenido en fibra. Este índice indica la rapidez de un alimento para aumentar el nivel de azúcar en sangre.

En cuanto a los alimentos prohibidos para diabéticos, cabe destacar los fritos en general, como las patatas y los huevos; frutas como dátiles, higo, coco, uvas, sandía o piña; vegetales como remolacha y calabaza; grasa vegetal como dulces en general y palomitas de maíz dulces; embutidos como tocino, salami, chorizos, jamón o manteca de cerdo; carbohidratos como pan blanco tipo francés, bizcochos dulces o corn flakes; leche y yogures completos; bebidas alcohólicas y refrescos; crema de leche, mantequilla o quesos amarillos; y, finalmente, azúcar, miel o mermeladas.

Todo ello, sin olvidar que hay que acudir al médico de forma periódica para una correcta supervisión o para realizar pruebas analíticas.

Y puede ser útil que un especialista en nutrición confeccione una dieta adecuada, así como proporcione consejos y recomendaciones para llevar un estilo de vida más saludable.

1 comentarios

  • Antonio Marquez says:

    No existe solución de control del glucometro acofar en stock?

    Necesitaría usarlo , ya que por error hice una medición de sangre en modo C (control) y desde entonces noto las mediciones mas bajas.
    Al conectar la tira reactiva me sale CH y 993 antes del símbolo de medición de sangre. ¿Es esto normal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =