¿Cómo cuidar la piel grasa?

Cada tipo de piel precisa de una serie de cuidados específicos. Después de explicarte en este mismo blog cómo puedes identificar qué tipo de piel tienes, hoy queremos tratar los cuidados específicos de uno de los tipos más comunes, la piel grasa, que además sufre especialmente con el uso de las mascarillas.

Caracterizadas por tener un manto rico en sebo (la grasa que la propia piel producepara protegerse), este tipo de piel posee una gran capacidad de protección frente a las agresiones externas, pero a la vez impide que respire de forma orgánica, por lo que tiende a acumular sebo en los folículos, traduciéndose en la  aparición de problemas como los puntos negros o el acné. 

Uno de los grandes errores a la hora de tratar las pieles grasas es evitar usar productos hidratantes con la idea equivocada de que provocan la aparición de granitos o puntos negros

Te contamos todo lo que debes saber sobre sus necesidades y qué hacer para acabar con el exceso de grasa en el rostro.

¿Qué necesidades tiene la piel grasa?

Aunque la piel suele dividirse en seca, mixta o grasa, dentro de cada uno de estos espectros existen tipos de piel y necesidades distintas: unas tienden a acumular el sebo solo en determinadas zonas, otras llegan a desarrollar acné generalizado y algunas combinan la grasa con zonas más secas y deshidratadas. 

Sea como fuere, la tendencia a la aparición de imperfecciones hace que, en general, todas presenten una serie de necesidades comunes:

1-  Regular la grasa sobrante a través de productos seboreguladores.

2- Atenuar el poro dilatado para evitar que se acumule más grasa.

3- Tratar los granitos.

¿Qué tipo de productos debo utilizar con la piel grasa?

Según los expertos, lo primordial a la hora de comprar cosméticos para este tipo de pieles es asegurarnos de que no añadan más grasa, ya que  todavía más los canales de salida de las glándulas sebáceas y empeoraría el problema. 

A grandes rasgos, los puntos principales en los que debemos fijarnos a la hora de escoger un producto cosmético son los siguientes:

  • Debe tratarse de un producto sin aceites o, por lo menos, que contenga menos cantidad de aceite que de agua.
  • Los productos bifásicos como los limpiadores, así como las leches limpiadoras, no son recomendables.
  • Otro de los puntos más importantes, al ser un producto de aplicación diaria, son los protectores solares. En este caso, deberemos optar siempre por fórmulas fluidas.
  • En cuanto al maquillaje, además de escoger productos ‘oil-free’, habrá que optar siempre por fórmulas no comedogénicas y por los polvos matificantes, con el objetivo deevitar el exceso de brillo.
  • Finalmente, hay que tener especial cuidado con los productos de aplicación del maquillaje tales como las brochas, que deben ser lavadas con frecuencia para evitar la aparición de brotes acneicos. 

Crema facial con resveratrol

Uno de los grandes errores a la hora de tratar las pieles grasas es evitar usar productos hidratantes con la idea equivocada de que provocan la aparición de granitos o puntos negros

La limpieza en las pieles grasas, un imprescindible

Sin duda alguna, a la hora de hablar del cuidado de las pieles grasas la limpieza es un paso imprescindible, una parte de la rutina que en estos casos debe realizarse no solo por la noche sino también por la mañana, con el objetivo de eliminar el sebo producido mientras dormimos.

Los productos suaves  como las aguas micelares son preferibles a otro tipo de fórmulas, aunque aquellas pieles con brotes de acné podrían necesitar formulaciones antisépticas, algo que podemos aclarar acudiendo a un dermatólogo o a nuestro farmacéutico de confianza

Exfoliación para pieles grasas

Además de realizar la limpieza de la cara dos veces al día, las pieles grasas agradecen una exfoliación del rostro una vez a la semana, un procedimiento que ayuda a destapar los poros y a evitar que acumulen sebo para producir después las temidas imperfecciones.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el producto escogido para realizar la exfoliación debe ser un producto suave, que no irrite la piel y que pueda ser utilizado sin problemas con tanta frecuencia. 

Olvidar la hidratación en las pieles grasas: el gran error

Uno de los grandes errores a la hora de tratar las pieles grasas es evitar usar productos hidratantes con la idea equivocada de que estos son los que provocan la aparición de granitos o puntos negros. 

Al contrario, la hidratación es un proceso muy importante también para aquellas pieles que producen exceso de sebo, ya que ayuda a regularlo y evita que aparezcan otros tipos de problemas.

A diferencia de las pieles más secas, lo recomendable es realizar la hidratación una vez al día, preferiblemente por la noche que es cuando la piel se regenera con mayor facilidad. 

¿Qué tipo de productos escoger? De nuevo, las formulaciones ligeras y ‘oil-free’ son las más indicadas, aunque también puede considerarse el uso de productos más específicos como un sérum siliconado que ayude a la regulación de la grasa, a la vez que proporciona la hidratación necesaria para lucir un rostro sano.

Además de todos estos cuidados, otros productos como las toallitas reguladoras de sebo o las llamadas ‘nose-strips’, que sirven para eliminar el exceso de esta grasa en la zona de la nariz, pueden representar opciones válidas que podemos incorporar a nuestra rutina de belleza. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que el consejo farmacéutico y profesional es imprescindible para darle a nuestra piel exactamente lo que necesita.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 6 =