Cómo fortalecer las uñas rápida y naturalmente

Las uñas quebradizas son una de las alteraciones ungueales más comunes, sobre todo entre las mujeres.

Por ello, saber cómo fortalecer las uñas de forma natural y rápida es una de las consultas dermocosméticas más habituales en la farmacia.

Principalmente, por la función estética que desempeñan tanto en las manos, como en los pies.

Además, unas uñas frágiles pueden interferir negativamente en el ámbito profesional, así como dificultar ciertas actividades cotidianas como lavarse el pelo o vestirse.

Paralelamente, cabe tener en cuenta que la fragilidad ungueal las hace más vulnerables frente a microorganismos oportunistas. Por tanto, aumenta el riesgo de sufrir una infección por hongos en las uñas o bien de tipo bacteriano.

Así pues, más allá de la estética, es recomendable iniciar un tratamiento para fortalecer las uñas en caso que que estas se muestren frágiles, blandas o escamadas.

“La fragilidad de las uñas puede deberse a múltiples causas. No obstante, con los cuidados pertinentes, se logrará fortalecerlas y mejorar su aspecto.

Uñas quebradizas: causas

La aparición de esta alteración ungueal, conocida médicamente como onicosquicia, se caracteriza principalmente por la fragmentación constante de la uña.

Lecturas recomendadas

Cómo proteger manos y labios del frío

El frío y la bajada de las temperaturas afectan a nuestro organismo de forma general, reduciendo el flujo sanguíneo y …

5 consejos para cuidar tus manos a diario

Las manos acostumbran a ser un fiel reflejo de nuestra edad y del estilo de vida que seguimos. Al mismo tiempo, son de l…

Esto se debe a diferentes factores que impiden o dificultan la formación cohesionada de la lámina ungueal (la parte dura y translúcida) y, por tanto, esta se fragiliza.

Como consecuencia, las uñas se muestran rotas en capas y da la percepción de ausencia de crecimiento.

En la mayoría de los casos, la onicosquicia tiene un origen multifactorial y, por tanto, puede deberse a diferentes causas al mismo tiempo.

  1. Envejecimiento. Tener las uñas frágiles y estriadas es, a menudo, parte del proceso fisiológico del envejecimiento. En ese sentido, es habitual que estas puedan tornarse más blandas y delgadas con el paso de los años y que aparezcan estrías verticales (se extienden desde la cutícula hasta la punta de la uña.
  2. Deficiencias nutricionales. Unos bajos niveles de hierro (ferropenia) pueden ser también una causa de uñas quebradizas y débiles. Esto se debe a que este mineral es uno de los componentes de la lámina ungueal.
    Por la misma razón, la falta de calcio o zinc son otros posibles motivos de la fragilidad de las uñas.
    Paralelamente, la vitamina B y la D-biotina (vitamina del grupo B) también juegan un papel clave en su dureza.
    A su vez, hay que tener en cuenta que todos estos nutrientes son precursores de la queratina, la proteína que forma mayormente la uña.
  3. Deshidratación. Lavar las manos con frecuencia, sobre todo con agua caliente, puede provocar la deshidratación de la piel y las uñas.
    Del mismo modo, la sequedad ambiental provocada por la calefacción o la exposición a fuentes de aire caliente pueden favorecer la fragilidad ungueal.
  4. Sustancias químicas. El contacto directo con productos de limpieza fuertes, tales como detergentes y lejías, puede debilitar las uñas.Por su parte, ciertos ingredientes presentes en los cosméticos empleados en las manicuras o pedicuras pueden ser también causa de uñas quebradizas.Entre ellos, los quitaesmaltes con acetona, los productos para eliminar la cutícula con hidróxido sódico o potásico y los esmaltes o endurecedores con formaldehído.
  5. Traumatismos. Gestos cotidianos como teclear el ordenador o tocar un instrumento pueden causar microtraumatismos que debiliten la lámina ungueal. También, el uso de un calzado demasiado estrecho, ya que el impacto continuado con la punta del calzado puede fragilizarlas.En consecuencia, las uñas se pueden volver quebradiza o mostrarse rotas en capas.
  6. Enfermedades. Las uñas quebradizas pueden ser también un síntoma de algunas enfermedades dermatológicas. Por ejemplo, infecciones fúngicas o bacterianas, dermatitis, la psoriasis o el liquen plano.Asimismo, en un pequeño porcentaje, son consecuencia de alteraciones sistémicas o problemas tiroideos.
  7. Fármacos. Las uñas débiles y agrietadas pueden constituir un efecto secundario de ciertos medicamentos. Entre ellos, algunos antiinflamatorios, dosis altas de vitamina A y los fármacos empleados en los procesos oncológicos.

Tratamiento para fortalecer las uñas

Para poder fortalecer las uñas, tanto de las manos como de los pies, conviene seguir una serie de medidas en el día a día.

  1. Realizar una manicura adecuada. Es importante utilizar utensilios de manicura y pedicura de calidad y que proporcionen un uso fácil, preciso y cómodo. De lo contrario, se puede dañar la uña.Asimismo, estas se deberían cortar y limar en forma recta, formando una curva suave hacia las puntas.Por lo que respecta a los esmaltes de uñas, estos pueden ejercer una función protectora. No obstante, siempre que no se apliquen y retiren más de una vez por semana.Asimismo, se aconseja utilizar un quitaesmaltes sin acetona.Respecto a las uñas artificiales, cabe tener en cuenta que su retirada implica un traumatismo y, además, impiden el adecuado transporte de oxígeno.
  2. Usar crema hidratante para manos y uñas. Después de lavarse las manos, conviene aplicar siempre una crema con activos naturales que hidraten la piel y fortalezcan las uñas.En ese sentido, se debe insistir en toda la superficie ungueal y las cutículas.
  3. Aplicar un endurecedor de uñas. Los fortalecedores de uñas o endurecedores son de ayuda a la hora de combatir la fragilidad en esta parte del cuerpo.Para que puedan ser efectivos, es importante que estos tratamientos incorporen ingredientes que promuevan la reconstrucción de la queratina de la uña.
  4. Mantener una dieta equilibrada. Una alimentación variada es fundamental para evitar la deficiencia de algún nutriente.Sobre todo, para la salud de las uñas ejercen un papel clave la L-cistina (aminoácido presente en la carne, los lácteos, los huevos o los cereales), el hierro, el calcio, el zinc, la vitamina D, la biotina y otras vitaminas del grupo B.Por ello, en caso de una posible deficiencia nutricional, se puede recurrir a suplementos vitamínicos y minerales específicos para fortalecer las uñas.Asimismo, diferentes estudios sugieren que los suplementos de biotina parecen ser de ayuda para combatir las uñas débiles o quebradizas.
  5. Evitar los agentes irritantes. En la medida de lo posible, hay que impedir el contacto directo con detergentes o productos desinfectantes.De este modo, para un buen cuidado de las manos y las uñas se aconseja utilizar guantes protectores para lavar los platos, limpiar o utilizar sustancias químicas fuertes.

Lo cierto es que, para poder valorar los resultados de estas medidas para fortalecer las uñas de forma natural, hay que tener un poco de paciencia. Esto se debe a que su crecimiento es lento, de 1 a 2 mm al mes.

Aún así, en caso de que la fragilidad persista, se debe acudir al médico.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =