Cómo saber qué tipo de piel tengo y cómo cuidarla

La piel juega un papel destacado no sólo en nuestro aspecto sino también en nuestra salud: nos protege de los agentes externos, es el mayor órgano del cuerpo humano y cumple funciones como la regulación de la temperatura. Prestarle la atención adecuada es, pues, de vital importancia.

En este sentido, además de respetar aspectos como el pH de la misma, debemos conocer cuáles son las características de nuestra piel para, de esta manera, proporcionarle los nutrientes que necesita. 

Piel mixta, piel grasa, piel madura… todas y cada una de ellas presentan necesidades propias. Sin embargo, a menudo desconocemos cuál es nuestro tipo de piel y utilizamos cosméticos no adecuados. Sigue leyendo y descubre cómo identificarla y cómo deben ser los productos utilizados en tu rutina de higiene y belleza.

Piel seca: así puedes identificarla y así debes cuidarla

Con tendencia a generar arrugas y líneas de expresión antes que los demás tipos de piel, la piel seca se caracteriza por ser más áspera, por no ser capaz de retener el agua en su interior. ¿Cómo identificarla? Suele presentar descamación, falta de brillo y tener un aspecto más tirante. 

Con el objetivo de evitar sufrir estos problemas, la hidratación es el paso más importante si utilizamos cremas de textura rica y untuosas y reforzamos además las zonas más castigadas por las líneas de expresión, tales como el contorno de ojos o los labios. Ingredientes como el aceite de argán o la manteca de karité, con altas propiedades hidratantes, están especialmente indicados para este tipo de piel. 

Es importante conocer las características de nuestra piel para proporcionarle los nutrientes que necesita.

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? Una leche limpiadora con acción regeneradora e hidratante. 
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar? Una crema específicamente creada para prevenir los signos de la edad, como  una crema facial con ácido hialurónico. Además, en estos casos es necesario añadir a la rutina de belleza otros productos como un contorno de ojos e incluso aceites naturales como el de argán. 
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Una crema facial solar especial para prevenir los signos de la edad.

Piel normal y sus cuidados

Con un aspecto más elástico y suave que el caso anterior, la piel normal suele presentar un tono rosado y poros pequeños. Aunque en general mantiene una buena circulación y elasticidad, es importante no olvidar la hidratación para prevenir la aparición de problemas de cualquier tipo en el futuro.

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? El agua micelar es una buenísima opción, ya que elimina los restos de suciedad y maquillaje limpiando suavemente la piel y sin utilizar ingredientes demasiado agresivos.
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar? Puedes utilizar una crema facial de textura ligera como esta crema con células activas.
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Un protector solar suave como el agua solar bifásica, de textura ligera y con activos antioxidantes.

Características de la piel mixta y cuidados recomendados

Uno de los tipos de piel más comunes es la mixta, caracterizada por la combinación de áreas más secas o normales (como las mejillas o el contorno de ojos) con otras más grasas, normalmente localizadas en la llamada zona T, que comprende la frente, la nariz y la barbilla. 

La recomendación general es la de utilizar productos adaptados para el cuidado de cada zona, pero, por norma general, las texturas ligeras siempre serán preferibles a los productos más untuosos.

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? De nuevo, los productos de limpieza suaves como el agua micelar son preferibles a otros más cremosos.
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar? Una crema de textura suave que nutra la piel y regula el exceso de grasa, como  una crema hidroreguladora y matificante.
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Las texturas ligeras son las más adecuadas, por lo que se recomienda utilizar un protector solar en gel, de fácil aplicación y rápida absorción. 

Cuidados de la piel grasa

Las pieles con tendencia grasa suelen sufrir el problema de los poros, que se muestran más dilatados y, por lo tanto, se hacen más visibles. Así es fácil detectarla por la aparición de brillos, brotes de acné o puntos negros

En este caso, la limpieza es especialmente importante y debe realizarse dos veces al día (por la mañana y por la noche), sin  olvidarnos de la hidratación, que debe ser con productos no demasiado astringentes pero que sean capaces de controlar la grasa. 

¿Tus aliados? El limpiador facial, el  aceite de árbol de té o ingredientes como el retinol, capaces de renovar la piel. 

Lecturas recomendadas

Protección solar para pieles atópicas

Como sabrás, la protección solar debería ser una prioridad en nuestro cuidado durante todo el año, aunque el asunto …

Todo lo que debes saber sobre el pH de la piel

Has oído hablar de ello en multitud de ocasiones pero ¿sabes realmente lo que es el pH de la piel? Uno de los error…

Exfoliación de la piel, un hábito saludable

Has oído hablar de ella en multitud de ocasiones pero, ¿sabes realmente qué es y por qué es necesaria la exfoliació…

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? Un producto específico para librarnos de las impurezas, como el gel limpiador purificante Acofarma, con principios activos que no dañan ni resecan la piel.
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar? Una crema capaz de regular el exceso de sebo sin dejar de nutrir la piel, como la crema hidratante e hidroreguladora.
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Una emulsión fluida solar capaz de matificar la piel, protegerla de la radiación y aportarle nutrientes.

La piel sensible y sus cuidados

Especialmente susceptible a los agentes externos y a otros factores como el estrés, la piel sensible es fácilmente detectable por las descamaciones, el picor, la irritación o la tirantez, y suele estar vinculada a patologías como la dermatitis o la rosácea, además de ser un problema común entre las pieles más claras, que por lo general tienen tendencia a la dilatación de los vasos capilares.

Gel de ducha 0

Elaboramos el gel dermatológico Acofarderm 0 sólo con aquellos componentes que limpian de forma natural y respetan las estructuras naturales de la piel ¡Para que nada estropee lo que debe ser uno de los mejores momentos del día!

Despreocúpate de alergias, rojeces e irritaciones, y disfruta de la hidratación y la limpieza de tu piel.

En este sentido, es importante saber que nuestra piel puede padecer episodios de sensibilización a lo largo de nuestra vida, por lo que deberemos estar especialmente atentos a la aparición de estos signos y adecuar así nuestra higiene y cuidados a ese momento. Recurrir a productos específicos para estos problemas es especialmente importante aquí, ya que de esta forma evitaremos sufrir consecuencias más molestas. 

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? Un limpiador suave para el rostro como el agua micelar, capaz de eliminar impurezas tanto de la cara como de los ojos y los labios. 
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar?  Una crema sin parabenos, con efecto hidratante y reparador como la crema facial para pieles atópicas Acofarma.  
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Uno específicamente creado para el tratamiento de pieles sensibles o atópicas. La loción solar pieles atópicas SPF50+ es de textura rica y nutritiva y no contiene perfumes. 

Piel madura: así debes cuidarla

Las pieles maduras se caracterizan por una menor elasticidad, falta de hidratación y líneas de expresión marcadas, además de por la aparición de manchas oscuras como consecuencia de la exposición al sol. 

¿El motivo? A medida que envejecemos, la actividad celular se reduce, por lo que la regeneración de la piel es cada vez más lenta, minando también sus capacidades de producir colágeno de forma natural. 

Es en estos momentos cuando el cuidado del rostro toma un papel más importante que nunca. Utilizar productos muy hidratantes y otros específicos para zonas conflictivas como el contorno de ojos, además de protección solar a diario, debe ser una prioridad en nuestro día a día. 

  • ¿Qué tipo de limpiador debo utilizar? Puedes utilizar un limpiador facial de textura rica e hidratante, como la leche limpiadora con acción regeneradora.
  • ¿Qué tipo de hidratante debo utilizar?  La hidratación cobra aquí una importancia aún mayor que en el resto de casos. Además de una hidratante de día como esta crema facial con células activas, es importante cuidar las zonas especialmente problemáticas como el contorno de ojos y utilizar productos con una elevada concentración de sus principios activos, como las ampollas lifting flash, con acción antiarrugas, hidratante y regeneradora. 
  • ¿Qué tipo de protector solar debo utilizar? Una crema facial de protección muy alta con activos que retrasen la aparición de arrugas. 

Con el objetivo de saber qué tipo de piel tienes y darle los cuidados necesarios, acudir a un profesional de farmacia puede ayudarte no solo a identificarla sino a escoger los productos más adecuados. Consulta aquí tu farmacia más cercana.  

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 12 =