Productos e ingredientes de cosmética natural

¿Sabías que a lo largo del día usamos una media de 10 productos cosméticos? No es de extrañar que, especialmente con la creciente preocupación en torno al cuidado del medio ambiente, cada vez sean más las personas que optan por escoger productos hechos a base de ingredientes naturales y, por tanto, más sostenibles. 

Geles de ducha, cremas corporales, cremas de manos, cremas faciales. La lista de cosméticos que pueden ser enriquecidos con ‘tesoros’ de la naturaleza tales como el aceite de oliva o la manteca de karité es casi infinita. Te contamos por qué es buena idea incluirlos en tu rutina de higiene y belleza.

Usamos, de media, más de 10 productos cosméticos al día. Escoger aquellos que contengan ingredientes naturales es una opción más sostenible

Ingredientes naturales… ¿por qué?

A la hora de abordar el uso de ingredientes naturales en cosmética, existe un montón de beneficios que vale la pena destacar. Estos son algunos de los principales.

  1. Suele tratarse de ingredientes aptos para prácticamente todos los tipos de piel, y muy especialmente para aquellas personas con piel sensible que presentan problemas derivados  del uso de ciertos productos químicos.
  2. Se trata de un método históricamente muy utilizado, pues varias civilizaciones han hecho uso de los ingredientes naturales para cuidar de su piel o su cabello desde tiempos inmemoriales.
  3. Presentan menos problemas secundarios que el uso de ciertos productos químicos, que pueden llevar en algunos casos a sufrir problemas como la irritación o el enrojecimiento.
  4. Los ingredientes naturales son más respetuosos con el medio ambiente que la mayoría de ingredientes artificiales, por lo que su uso está cada vez más extendido al aumentar la concienciación y los esfuerzos por un mundo más sostenible.

Con todos estos beneficios es habitual encontrar, cada vez más, varios ingredientes naturales entre los componentes de los productos cosméticos. Además del aceite de argán, del que ya te hablamos en un post anterior, veamos cuáles son los más comunes y sus beneficios. 

Aceite de almendras

El aceite de almendras es un aceite emoliente que suaviza la piel y la hidrata y que se utiliza especialmente para regenerar la piel dañada por cicatrices, en el cuidado del cabello o en el cuidado de la piel durante el embarazo. 

Además de ser capaz de retener la humedad en la piel, retrasa la aparición de arrugas y tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es ideal también para tratar problemas como las alergias cutáneas. 

El aceite de almendras puede ser usado en formato puro directamente sobre la piel o incluirse como ingrediente en otros cosméticos como los geles de ducha o las lociones corporales.

Aloe vera

Otro de los ingredientes largamente utilizado en cosmética por sus increíbles propiedades es el aloe vera, una planta medicinal ya utilizada por los egipcios. 

¿Sus beneficios? Además de ser un excelente hidratante, favorece la regeneración de heridas y quemaduras, tiene propiedades antioxidantes e incluso puede ser eficaz para eliminar la grasa del cabello.

Lecturas recomendadas

Aloe vera: qué es, propiedades y usos prácticos

Conocida como ‘la planta de los mil usos’ y no es para menos. El aloe vera o ‘sábila’ es una de las 250 especie…

Fitocosmética, mucho más que una tendencia

Cada vez son más las personas que, preocupadas por el uso de ciertos ingredientes o por cuestiones medioambientales, bu…

En formato concentrado es capaz de aportar hidratación y frescor a la piel sobre todo tras el afeitado, la depilación o incluso las picaduras de mosquito, proporcionando un alivio rápido y duradero de la sensación de quemazón.

Aceite de oliva

Conocido como el ‘oro líquido’, los beneficios del aceite de oliva van mucho más allá de la cosmética.

Su alto contenido en antioxidantes y polifenoles naturales protegen la piel de los radicales libres y lo convierten en uno de los mejores hidratantes naturales, siendo capaz de mantener los niveles de humedad óptimos en la piel. Además, combate la sequedad y la piel irritada en zonas como las manos o los labios, y crea una película protectora sobre la dermis.

Flor de azahar

Aunque algo menos conocida que los casos anteriores, la flor de azahar ha sido utilizada en cosmética desde la antigüedad. ¿Los motivos? Además de ser calmante y refrescante (algo especialmente indicado para las pieles atópicas y sensibles o para aquellas que presentan problemas como el acné),  estimula la regeneración celular y la creación de colágeno, una propiedad muy interesante para las pieles maduras.

Además, es hidratante y astringente, por lo que se convierte también en un ingrediente adecuado para las pieles mixtas y grasas, ya que ayuda a controlar la producción de grasas en la dermis. 

Avena

Indicada para el tratamiento de las pieles secas y atópicas por sus altas propiedades de nutrición y su elevado contenido en vitaminas y oligoelementos, la avena es conocida en cosmética, entre otras cosas, por su capacidad de limpieza, ya que protege la piel de forma natural sin destruir su capa hidrolipídica. 

Utilizada sobre todo en geles de baño y productos infantiles, también es un componente presente en otro tipo de productos como los after-sun, ya que se trata de un ingrediente capaz de tratar la irritación cutánea

Camomila

El último de los ingredientes naturales que queremos destacar es la camomila, un componente especialmente utilizado en cosmética infantil por sus propiedades descongestivas y suavizantes. Su alto contenido en aceites esenciales y flavonoides permite mantener el manto hidrolipídico de la piel sin alterar su pH

Indicado para el tratamiento de las pieles sensibles, presenta también un efecto relajante sobre la dermis y es apto para pieles que presentan problemas como el acné, ya que se trata de un producto suave pero que a la vez capaz de limpiar en profundidad evitando la inflamación de los poros. 

Con todo, la naturaleza proporciona otros ingredientes que, cada vez más, se utilizan en la composición de productos cosméticos por su poder hidratante o suavizante Hablamos de frutos tales como el kiwi, un antioxidante natural, el algodón o la granada, cuyos aceites esenciales son un potente regenerador que ayuda a frenar el envejecimiento cutáneo

Si quieres saber más sobre el uso de ingredientes naturales en cosmética, como siempre puedes acudir a un farmacéutico, quien podrá recomendarte los mejores productos y proporcionarte todavía más información . Consulta aquí tu farmacia más cercana

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =