Cómo eliminar la celulitis

Aunque los “cánones” de belleza actuales nos lleven a pensar en el cuerpo perfecto sin un gramo de grasa, lo cierto es que la realidad en la mayoría de casos es otra. Especialmente en las mujeres, con tendencia a acumular la indeseada celulitis.

¿Cuánto sabemos realmente sobre el problema? ¿Existen tratamientos eficaces para eliminarla o debemos resignarnos a ella? 

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es el nombre común con el que se conoce a todos aquellos depósitos irregulares de grasa que tendemos a acumular en zonas como el vientre, los muslos o alrededor de las caderas.

Con apariencia de piel de naranja, de piel abultada y con textura ‘grumosa’, suele comenzar a aparecer a partir de la adolescencia y se da especialmente en las mujeres, que por lo general tienen más grasa corporal que los hombres en las zonas señaladas. 

Se trata de grasa subcutánea que no se diferencia demasiado de cualquier otro tipo de acumulación de grasa en el cuerpo, y su aparición depende de varios factores, como veremos más adelante.

La celulitis se produce en la capa más profunda de la piel, la hipodermis, un lugar donde se encuentran la mayor parte de las células como los adipocitos, cuya función en nuestro cuerpo es regular la temperatura y acumular grasa para amortiguar los golpes externos. 

A pesar de que factores como la genética o incluso la raza son importantes a la hora de hablar de celulitis, el estilo de vida es sin duda un factor clave en su aparición.

Básicamente, lo que ocurre en nuestra piel es que por los factores que pronto veremos estas células se desgastan y hacen que la grasa no se acumule de forma repartida. Es entonces cuando aumentan de tamaño y ‘empujan’ nuestra piel, creando las indeseadas protuberancias.

Por qué aparece la celulitis

A pesar de que factores como la genética o incluso la raza (aparece más en personas de raza blanca o negra que en el caso de los asiáticos, por ejemplo) son importantes a la hora de hablar de la celulitis, el estilo de vida es sin duda un factor clave en su aparición. 

El sedentarismo, la mala alimentación, el estrés o incluso el uso de ropa demasiado ajustada puede hacer que aparezca en mayor cantidad, aunque también son decisivos otros factores como la cantidad de estrógenos o los problemas de circulación.

En cualquier caso, la celulitis se relaciona erróneamente con el sobrepeso, a pesar de que puede darse en casos de normo-peso. Estos serían entonces los factores principales de su aparición: 

  1. Un mal estilo de vida, marcado por el consumo de alcohol y tabaco en exceso, la falta de ejercicio físico y una mala alimentación.
  2. Los cambios hormonales bruscos o algunos medicamentos como los anticonceptivos orales.
  3. La falta de descanso de calidad.
  4. El estrés o la ansiedad.
  5. La retención de líquidos.

A partir de aquí, este conjunto de factores y otros como la predisposición genética pueden hacer que aparezca celulitis pero, ¿es siempre igual? ¿existen ‘grados’ en lo que se refiere a ella?

Tipos de celulitis

Otra de las concepciones erróneas alrededor de la celulitis tiene que ver con sus características, y es que existen distintos tipos de celulitis cuyo tratamiento, en consecuencia debe adaptarse a sus características. Estos son los tipos de celulitis más comunes.

·En primer lugar, la celulitis edematosa suele aparecer a cualquier edad y se da sobre todo en personas con mala circulación, acumulando grasa especialmente en la zona de las piernas.

·La celulitis blanda o flácida, por otro lado, es el tipo más habitual y se caracteriza por cierto aspecto ‘gelatinoso’.

·Finalmente, la celulitis dura es la que aparece en personas con la piel firme. Se trata de un tipo de celulitis que puede llegar a ser dolorosa y que trae consigo episodios de frío y calor en la zona afectada.

Estos son los tratamientos más comunes para prevenir y acabar con la celulitis

La gran pregunta que todos nos hacemos: ¿podemos prevenir su aparición? ¿Cómo podemos tratarla cuando aparece?

A pesar de que, como veíamos, existen una serie de factores contra los que es difícil luchar, sí está en nuestra mano evitar que se expanda. Simplemente, siguiendo consejos como los que te damos a continuación.

  1. Modifica tus hábitos: además de realizar ejercicio físico moderado con regularidad, es especialmente relevante prestar atención a tu alimentación. Priorizar frutas y verduras que te ayuden a eliminar toxinas o los alimentos ricos en potasio como el plátano, las espinacas o los frutos secos crudos son pequeños gestos que pueden marcar una gran diferencia. Además, incluye en tu dieta alimentos depurativos como la piña o las alcachofas y evita, en la medida de lo posible, el consumo de embutidos y todo tipo de procesados.
  2. Realiza ejercicios específicos: además de salir a caminar o correr, la natación es una buenísima idea. A la hora de atacar grasa localizada, lo mejor para acabar con la celulitis del abdomen son ejercicios como las extensiones de piernas o el curl abdominal, para el que debes tumbarte boca arriba y colocar los brazos a los lados de la cabeza para elevar el torso a la mitad contrayendo tus músculos abdominales. En el caso de la celulitis localizada en las piernas, lo mejor es el ejercicio cardiovascular y tonificar con series localizadas en fortalecer esta zona, tanto con máquinas de pesas como sin. La red está llena de contenido gratuito realizado por profesionales que puede ayudarte a encontrar tu rutina de ejercicios ideal.
  3. Apúntate a un tratamiento cuando el problema se agrave: las ondas de choque, la carboxiterapia o la mesoterapia son solo algunas de las opciones que los centros especializados ofrecen para tratar el problema. En este sentido, informarse con un profesional es clave para escoger el que mejor se adapte a nuestro caso ya que, como hemos visto, existen muchos tipos de celulitis y se localizan en zonas distintas, por lo que para tratarla es importante hacerlo con el tratamiento adecuado.
  4. Escoge productos de calidad farmacéutica: el mundo de la cosmética ha avanzado enormemente en los últimos años. Por ello, si antiguamente debías recurrir a un anticelulítico, por un lado, y a un producto reafirmante, por el otro, hoy en día es posible encontrar fórmulas multiacción de gran calidad.

Ya lo sabes: para luchar contra el problema lo mejor es recurrir al consejo farmacéutico. Ellos sabrán qué tipo de producto se adapta mejor a tus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + diez =