Granada: una buena aliada para la piel

Símbolo de amor, de fecundidad y de fortaleza desde la antigüedad, la granada, además de una gran belleza, posee múltiples beneficios para la salud en general y para la piel en particular. ¿Quieres conocer cuáles son?

Hemos de remontarnos a 4.000 años antes de Cristo para encontrar los primeros indicios de la granada, una fruta muy valorada en el antiguo Egipcio, que no podía faltar en las residencias de los faraones y entre los griegos y los romanos, que la consumían en grandes cantidades.

Rica en agua (80% de su peso) y polifenoles, y pobre en hidratos de carbono y en calorías, la granada contiene muchos micronutrientes, como el potasio y las vitaminas A, C y B9, que le confieren beneficios muy interesantes.

Propiedades sistémicas y cutáneas de la granada

Con un gran poder antioxidante, la granada, fuente de energía y vitalidad, posee propiedades antisépticas, antiinflamatorias y astringentes, y ejerce una consistente acción diurética, por lo que puede usarse para:

  • Disminuir la degeneración celular y evitar el envejecimiento de los tejidos
  • Controlar la grasa corporal y prevenir los problemas de peso
  • Reducir la presión arterial y los valores de colesterol
  • Frenar el riesgo de enfermedad cardiovascular
  • Incrementar los niveles de testosterona y de estrógenos
  • Mejorar la disfunción sexual
  • Ejercer una acción antiséptica
  • Fortalecer el sistema inmunitario
  • Combatir los estados inflamatorios
  • Inhibir diferentes tipos de cánceres
  • Prevenir el deterioro cognitivo producido por los efectos de los radicales libres
  • Aumentar la consistencia de las heces
  • Facilitar la micción y la expulsión de elementos nocivos por la orina

A nivel cutáneo, ya sea introduciéndolo en nuestra higiene diaria, en forma de jabón de manos o de gel dermatológico, o en nuestra rutina de cuidado de la piel en forma de aceite, de crema corporal o de sérum, la granada protege e hidrata la piel, devolviéndole su textura, firmeza, luminosidad, vitalidad y elasticidad naturales. Por otro lado, ayuda a frenar el envejecimiento cutáneo, gracias a su acción antioxidante, a su capacidad para prevenir o atenuar las manchas dérmicas y a su alta concentración en ácido elágico, que ralentiza el avance de las arrugas. Además, puede utilizarse para:

  • Favorecer la curación de las cicatrices
  • Prevenir y reducir el acné
  • Mejorar la soriasis y los eccemas

Presentaciones dermatológicas disponibles en la farmacia

El jabón de manos y el gel dermatológico con extracto de granada protegen la piel del efecto nocivo de los radicales libres, y permiten que ésta recupere su flexibilidad y su elasticidad naturales. Opta por aquellas preparaciones que utilicen tensioactivos suaves y que tengan un pH fisiológico, para que toda tu familia pueda usarlos sin problemas diariamente.

Lecturas recomendadas

Todo lo que debes saber sobre el pH de la piel

Has oído hablar de ello en multitud de ocasiones pero ¿sabes realmente lo que es el pH de la piel? Uno de los error…

Vitamia D: qué es, déficit y beneficios

Nuestro organismo, además de carbohidratos, proteínas y grasas, necesita una dosis diaria de vitaminas y minerales. Es…

Cómo saber qué tipo de piel tengo y cómo cuidarla

La piel juega un papel destacado no sólo en nuestro aspecto sino también en nuestra salud: nos protege de los agentes …

¿Sabías que la función de los tensioactivos en los productos de aseo personal, gracias a su efecto emulsionante, es facilitar una buena penetración del agua y el jabón en nuestra piel o cabello para conseguir una mayor limpieza?

El aceite de granada, rico en ácidos grasos esenciales y vitaminas de alto poder antioxidante y regenerador que ayudan a frenar el envejecimiento cutáneo, estimula la producción y síntesis de colágeno y elastina, lo que le devuelve a la piel su aspecto saludable. Su elevado contenido en ácido púnico, un regenerante y reconstituyente natural de la piel que se conoce también con los nombres de ácido punícico, ácido tricosánico o ácido omega 5, le garantiza unos excelentes resultados a nivel cosmético, que hacen que el aceite de granada se considere actualmente el producto más efectivo para tratar las pieles maduras y para evitar la aparición de arrugas.

La crema corporal de granada, formulada con activos y emulgentes naturales que hidratan y nutren la piel, proporciona una agradable sensación de confort y bienestar, y deja la piel protegida y bien humedecida, con un agradable aroma a granada.

El sérum facial de granada, que, por su textura y frescura, resulta muy agradable de aplicar, es altamente concentrado, lo que permite alcanzar los beneficios deseados (reafirmantes y antioxidantes) con muy poca cantidad. De todos modos, eso sí, deberá acompañarse posteriormente de un aceite o una crema corporal de granada para conseguir la hidratación necesaria y proteger nuestra piel de los agentes externos.

La combinación de estos productos permitirá conseguir resultados a corto y a largo plazo. El sérum ofrecerá mejoras más rápidas y específicas, mientras que el aceite y la crema, de día y de noche, actuarán más a largo plazo y de manera más global.

Anímate a probar todos los beneficios que ofrece la granada para tu piel y empieza a notar pronto los resultados. ¡Seguro que no te defraudará!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos − 1 =