¿Cómo hidratar el pelo?

La aplicación de determinados productos, los efectos del sol o el uso diario de secadores, planchas o rizadores son solo algunas de las causas de uno de los problemas más comunes en el cabello: la sequedad y la deshidratación

Lo recomendable es recurrir a un saneamiento de puntas cada tres meses, pero existen muchos trucos y recursos que podemos poner en práctica para nutrirlo y hacer que luzca sano, fuerte y brillante

Te contamos cómo detectar si tu pelo está deshidratado y cómo ponerle remedio. 

¿Tengo el pelo deshidratado?

Lo primero que debemos hacer para saber si nuestro pelo sufre deshidratación es observar la calidad del mismo.

Además de acudir a nuestro peluquero, quien nos dará siempre un consejo profesional, puedes advertir los siguientes síntomas que pueden indicar la existencia de un problema. 

·El cabello se muestra sin vida, con aspecto apagado y con poco movimiento.

·Ha perdido su brillo natural. 

·Se siente áspero al tacto e incluso quebradizo. 

·Las puntas se ven especialmente castigadas y, al fijarnos bien, vemos cómo se abren o se rompen

Lecturas recomendadas

Propiedades del aceite de almendras para el cabello

Las almendras son originarias del Oriente Medio y a lo largo de los siglos se han extendido por el mundo. Han sido valor…

Beneficios del zinc para el pelo

Cuando pierdes cabello, no tienes tiempo de probar cada suplemento hasta que encuentres uno que sea efectivo. Ver cómo …

Causas de la caída del cabello en mujeres

Nuestro cabello se nutre de las vitaminas y minerales que nos aporta la alimentación, se renueva de forma periódica y …

Causas de la deshidratación en el cabello

Tan importante como saber detectar el problema es conocer las causas que lo provocan, pues de esta manera seremos capaces de ponerle remedio a través del uso de determinados productos o tratamientos y una serie de cuidados diarios.

Nuestro pelo está formado por proteínas que se van perdiendo a medida que nos hacemos mayores.

Por norma general, las causas más comunes de la deshidratación del pelo son las siguientes. 

  1. Problemas provocados por el efecto del calor. Ya sea por el efecto del sol durante el verano o por el uso de aparatos como planchas alisadoras, rizadores o secadores, el cabello no es un gran amigo del calor y mucho menos cuando es localizado.
  2. Factores genéticos. Otra de las causas más comunes tiene que ver con las condiciones genéticas, esto es, las características de nuestro cabello, que pueden hacer que sea más fino y quebradizo y, por lo tanto, mucho más sensible a los problemas de deshidratación.
  3. Uso de productos inadecuados. Escoger productos no adecuados para nuestro tipo de cabello o lavarse en exceso son otros de los motivos que pueden llevarnos a lucir una melena seca y con falta de brillo.
  4. Otros factores como el estrés, el cansancio excesivo o la alimentación pueden influir enormemente en la salud del cabello. 

¿Influye la edad en la calidad de nuestro cabello?

Nuestro pelo está formado por proteínas que se van perdiendo a medida que nos hacemos mayores, por lo que no es de extrañar que la parte más superficial del cabello (las cutículas) vaya perdiendo humedad. 

¿El resultado? Un pelo cada vez más seco y debilitado, menos elástico, con tendencia a sufrir problemas como la encrespación o incluso la rotura. Por este motivo, si bien la hidratación del cabello debe ser una prioridad en los cuidados diarios de todo el mundo, la cuestión se torna especialmente importante a partir de los 40 años

Así debes cuidar tu pelo a diario para evitar su deshidratación

Si quieres mantener una melena sana, fuerte y brillante, es importante darle los cuidados necesarios todos los días. Pequeños gestos en nuestra rutina pueden marcar una enorme diferencia. Toma nota. 

  1. Espacia los lavados. Al contrario de lo que mucha gente cree, lavarse el pelo a diario no es recomendable, ya que esto puede eliminar la película lípida que lo protege. Opta por no lavarlo cada día y sobre todo por hacerlo con productos que respeten su pH.
  2. Escoge fórmulas con activos hidratantes. Especialmente cuando comienzan a aparecer signos de deshidratación, es importante optar por productos específicamente creados para atajar este problema. Un buen consejo es acudir a nuestro farmacéutico de confianza, quien podrá recomendarnos la opción más adecuada para nuestro tipo de cabello.
  3. Aplica una mascarilla al menos una vez por semana, haciendo hincapié en las puntas, y déjala actuar al menos 15 minutos.
  4. Si vas a utilizar secador o plancha, recuerda aplicar siempre un protector de calor específicamente diseñado para ello.
  5. A la hora de aclararlo, huye del agua demasiado caliente y prioriza el aclarado con agua fría, que te ayudará a recuperar el brillo. Si además optas por el secado al aire y dejas a un lado el secador, un buen resultado estará más que garantizado.
  6. Pequeños gestos como un masaje regular por el cuero cabelludo ayudan a estimular la circulación sanguínea y a segregar más grasa capilar, algo especialmente importante para los cabellos desnutridos, secos y apagados.
  7. Tan importante como los productos de higiene utilizados son los peines y cepillos que utilizamos para desenredar el pelo, que deben ser de calidad para evitar dañar la cutícula del cabello y volverla áspera.

¿Necesitas una hidratación intensiva? Te contamos cómo conseguirla

Si poniendo en práctica estos sencillos pasos sientes que todavía necesitas un extra de hidratación, además de pasar por tu peluquero a sanear el cabello, puedes optar por la aplicación de ciertos productos de hidratación intensiva

Uno de los recursos más desconocidos pero más efectivos es el aceite de almendras, que por sus propiedades hidratantes se convierte en un aliado indispensable (¡y totalmente natural!) para quienes buscan lucir una melena sana y fuerte. 
Aplicándolo en las puntas una vez a la semana (dejándolo actuar incluso durante toda la noche) notarás unos resultados impresionantes.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + ocho =