La primavera… la alergia altera

El 21 de marzo llegó la primavera y, con ella, el cambio de hora, la explosión de flores, la migración de las aves, la astenia primaveral… ¡y las alergias! Este año, según los expertos, la baja pluviosidad del invierno hará que la primavera sea menos dura para los alérgicos. Así que, si tú eres una de esas personas que temía la llegada de esta estación, seguro que te pasará por la cabeza aquel refrán que dice: ¡No hay mal que por bien no venga!

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, los alérgicos a los pólenes se enfrentarán a una primavera muy leve en las Islas Canarias, moderada-intensa en el tercio sur y leve en el resto de la Península Ibérica.

Si bien las lluvias del otoño pasado y el invierno seco han aumentado la liberación de pólenes de enero a marzo por parte de la familia de las cupresáceas, la falta de lluvia desde enero ha provocado que las plantas no hayan crecido lo suficiente y, por tanto, se esperen unas previsiones de pólenes por gramíneas de concentraciones leves para los meses de abril, mayo y junio. Aunque, en función de las precipitaciones que caigan durante los meses de abril y mayo, la situación puede cambiar, porque podrían modificar la polinosis de gramíneas, que es la más frecuente en primavera, y hacer que, en el mes de junio, hubiera grandes concentraciones de polen.

¿Sabías que las alergias más comunes son a las gramíneas (plantas herbáceas), el olivo, las cupresáceas (cipreses y plantas arizónicas) y el plátano de sombra?

Sin embargo, este año, hay otro factor que puede complicar el panorama de las personas alérgicas: la contaminación ambiental, debida también, en parte, a la falta de lluvias que ha impedido limpiar la atmósfera.

La alergia y la contaminación son un binomio peligroso. Se sabe que existe una relación directa entre ambas, y que el polen, en zonas de gran contaminación, expresa una cantidad de proteínas alergénicas mayor. Si a este hecho se le suma que los contaminantes ambientales sirven de transporte a las partículas polínicas, es lógico que se haya producido un aumento de las alergias y las enfermedades de las vías respiratorias en la última década.

Lecturas recomendadas

Astenia primaveral: qué es, cómo nos afecta y soluciones

La primavera ha llegado y, con ella, es habitual que muchas personas sientan sus niveles de energía algo más bajos de …

Claves del picor de garganta

La garganta es una de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo. Todos hemos experimentado picor de garganta. Sin embar…

Cómo tratar las alergias oculares en primavera

Con la primavera llega el buen tiempo. Pero también las alergias oculares. Por eso, ¿sabes qué hacer para prevenirlas…

¿Qué medidas puedes tomar para evitar la aparición de alergia?

  • No permanezcas mucho tiempo al aire libre, especialmente en aquellos días de viento y de máxima concentración polínica
  • Evita salir a la calle en las horas de máximo polinización (de 5 a 10 y de 19 a 22 horas)
  • Conduce con las ventanillas del vehículo cerradas durante la temporada de polinización
  • Utiliza gafas de sol para reducir la irritación conjuntival y el lagrimeo
  • Usa mascarillas para evitar la inhalación de esperas de polen, aunque no podrás evitar la entrada de partículas antigénicas
  • Infórmate de las concentraciones de pólenes antes de salir a la calle
  • Cierra las ventanas y las puertas de tu casa para evitar que entre el polen
  • Intenta mantener una calidad óptima del aire en tu vivienda, sirviéndote, si hace falta, de filtros antipolen, de purificadores de aire o de cualquier otro aparato que permita controlar los alérgenos
  • No seques la ropa al aire libre para evitar que se impregne del polen
  • Si puedes, decántate por vivir en viviendas de planta baja y en zonas rurales

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, en España, hay 8 millones de personas alérgicas al polen, de las cuales un 80% presenta alergia a las gramíneas, un 60% al olivo, un 50% a las cupresáceas y un 40% al plátano de sombra.

¿Conoces los remedios naturales que pueden mejorar tus síntomas de alergia?

Si, a pesar de instaurar las medidas que te acabamos de indicar, empiezas con conjuntivitis, picor en las vías respiratorias altas (nariz, garganta y paladar), congestión nasal, estornudos y problemas respiratorios (dificultad para respirar, tos y pitidos), antes de recurrir a la inmunoterapia, a los antihistamínicos y a los descongestionantes nasales, puedes optar por alguno de los siguientes remedios naturales:

  • Agua de mar isotónica (limpieza nasal)
  • Ajo (añadido en la comida o como complemento alimenticio)
  • Cebolla (en ensaladas, en sopas, etc.)
  • Cúrcuma (como especia, añadida en la comida, o como complemento alimenticio)
  • Infusiones de ortiga o de tomillo (comprando la hierba a granel o en sobres)
  • Manzanilla (en infusión, para beber o para lavar los ojos)
  • Miel (en alimentos o bebidas)
  • Pimientos picantes (solos o combinados con otros alimentos)
  • Probióticos (mediante la alimentación —chocolate negro, chucrut, pepinillos agridulces, kéfir, miso o yogur— o con complementos alimenticios)
  • Regaliz (en infusiones, chupando la raíz o como complemento alimenticio)
  • Vapores de eucalipto, melisa, menta o romero (vahos preparados con la hierba o con aceites esenciales)
  • Vitamina C (mediante la alimentación —cítricos— o como complemento alimenticio)

Y, si a pesar de todos estos remedios y de todas las medidas apuntadas no consigues mantenerte libre de secreciones, estornudos y demás, acude a tu médico para que te indique qué otras medidas debes tomar para mejorar tu sintomatología y estar lo más preparado posible para la próxima temporada de polinización.

Seguro que así mantendrás las alergias a raya y podrás disfrutar de esta estación del año tan bonita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + diez =