Manteca de karité: beneficios de un tesoro para la piel

¿Qué es la manteca de karité?

La manteca de karité es un ingrediente natural que, por sus increíbles propiedades y nutrientes, se ha convertido en uno de los básicos de todo tipo de formulaciones cosméticas, especialmente en los últimos años. 

El árbol de karité, original del oeste de África y típico de países como Burkina Faso, Mali o Sudán, es el punto de inicio de esta ‘manteca’ que se obtiene tras procesar la pulpa y la piel de su fruta. Una vez obtenido el aceite, este se prensa y se deja enfriar hasta conseguir la pasta con textura cremosa que reconocemos como la manteca de karité. 

Lo que mucha gente desconoce es que este ingrediente ha comenzado a utilizarse en el mundo cosmético solo recientemente, pero se trata de un elemento tradicionalmente común de la cocina popular de esos países

Además de ser uno de los grandes protagonistas de la fitocosmética o cosmética natural, la manteca de karité se utiliza ya en todo tipo de productos cosméticos.

¿Qué propiedades tiene la manteca de karité?

Tal y como ocurre con ingredientes como el aloe vera o el aceite de argán, la manteca de karité presenta una gran lista de nutrientes que lo convierten en un auténtico tesoro para tu piel. Estos son algunos de los más destacables. 

  1. La manteca de karité tiene gran capacidad para hidratar y suavizar la dermis. Esto se debe a unas sustancias químicas que suelen encontrarse en este tipo de plantas, los polifenoles, que presentan efectos saludables sobre el sistema cardiovascular.
  2. Funciona como un potente antioxidante natural gracias a su alta cantidad en tocotrienoles, un tipo de vitamina E capaz de suprimir la formación de radicales libres.
  3. Su alto contenido en ácidos grasos, como el ácido oleico, le confieren grandes propiedades antiinflamatorias y regenerativas, algo especialmente relevantes para los productos cosméticos, que encuentran en esta fuente natural el secreto de su formulación.
  4. Resulta especialmente interesante para tratar problemas como la psoriasis, el acné, las alergias o el eccema gracias a su alto contenido en vitamina A.
  5. Contiene entre un 5 y un 10% de fitosterol, una hormona vegetal que estimula la regeneración celular.
  6. Entre el 3 y el 8% de su composición es ácido linoleico, un ácido graso esencial que nuestro cuerpo no es capaz de generar por sí solo y que tiene la capacidad de hidratar y crear una barrera en la dermis que facilita la penetración de otros ingredientes activos.
  7. Tiene un alto contenido en alantoína, que promueve la regeneración celular e incrementa la cantidad de agua de la piel

Beneficios de la manteca de karité para el cuidado de la piel

Como puedes imaginar, un ingrediente compuesto por este tipo de nutrientes presenta un gran número de beneficios para lapiel. 

Al tratarse de un compuesto natural, permite ser utilizado en todo tipo de cutis, siendo particularmente indicado para los más sensibles o aquellas pieles con tendencia a eccemas o acné.

Su alto contenido en ácidos grasos como el ácido oleico le confieren grandes propiedades antiinflamatorias y regenerativas.

Su beneficio principal recae sobre sus capacidades hidratantes, por lo que también se trata de un imprescindible para las pieles más secas, que precisan de un extra de hidratación en su rutina diaria. 

Gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales, es completamente compatible con el sebo que nuestra piel produce de forma natural. Un auténtico tesoro natural para la cosmética que, por si fuera poco, también es muy utilizado por sus propiedades antioxidantes y antibacteriales

Aplicación en la piel

La  manteca de karité puede utilizarse aplicándola directamente sobre la piel en su forma natural siempre que sea manteca pura y no refinada. Además, puedes introducirla en tu rutina a través de cosméticos que la incluyen entre sus componentes.

Aquí va una breve lista de cómo podemos usarla:

Lecturas recomendadas

Granada: una buena aliada para la piel

Símbolo de amor, de fecundidad y de fortaleza desde la antigüedad, la granada, además de una gran belleza, posee múl…

Cómo cuidar la piel mixta

Conocer las características de nuestra piel es algo esencial si queremos darle el mejor cuidado posible y proporcionarl…

Cómo saber qué tipo de piel tengo y cómo cuidarla

La piel juega un papel destacado no sólo en nuestro aspecto sino también en nuestra salud: nos protege de los agentes …

  1. Como hidratante, tanto para el rostro como para el cuerpo, aunque las pieles grasas deberán limitar su uso sobre las zonas más grasientas de la cara.
  2. Como bálsamo labial, gracias a sus propiedades hidratantes y regenerativas.
  3. Como bálsamo reparador en zonas secas o agrietadas como la nariz, cuando estamos resfriados.
  4. Para tratar la piel irritada después del afeitado o cuando sufrimos de problemas de piel como la psoriasis. 

Beneficios de la manteca de karité para el cuidado del pelo

Gracias a los nutrientes nombrados, otro de los usos más comunes de la manteca de karité tiene que ver con el cuidado del cabello

Sus ingredientes presentan beneficios también para nuestro pelo, siendo especialmente recomendable en el caso de melenas secas o tratadas con cualquier tipo de tinte

Además de ser un producto humectante (lo que permite que el cabello se mantenga hidratado y con brillo), es capaz de aumentar su volumen e incluso de tratar los eccemas y los problemas dermatológicos que surgen en el cuero cabelludo. 

¿Cómo usar la manteca de karité en el pelo?

A la hora de incorporar este ingrediente a tu rutina de cuidados, puedes escoger productos que la contengan o bien utilizar su forma más pura y no refinada. En este segundo caso, uno de los usos más comunes es en el cuidado del cabello. 

Cuando la sequedad y la falta de brillo son un problema muy latente o venimos de una época del año en la que el pelo está especialmente castigado, como el verano, es momento de recurrir a este tipo de ingredientes. 

¿Cómo incluirlos en tu rutina? Aplica de forma uniforme un par de nueces de manteca de karité pura en todo el cabello

Una vez repartido, humedece una toalla con agua tibia y envuelve con ella tu cabeza, dejándolo actuar un mínimo de 30 minutos. En el caso de que el problema de la hidratación no sea tan agudo, puedes proceder a lavar el cabello con tu champú habitual. En cambio, si quieres potenciar todavía más sus efectos, es recomendable no lavar el cabello hasta el día siguiente. 

¿Cómo se conserva la manteca de karité?

Una de las dudas más comunes a la hora de hablar de los usos cosméticos de este ingrediente tiene que ver con su conservación

En el caso de los productos que la incluyen entre sus componentes, bastará con seguir las indicaciones del fabricante,que suelen estar especificadas en el propio envase. Si por el contrario optamos por una aplicación en su forma más pura, es importante conservarlo correctamente para asegurarnos de estar disfrutando de todos sus beneficios. Un buen consejo es guardarla en la nevera, lo que puede contribuir a mantener intactas sus propiedades durante un año. En cualquier caso, siempre debes prestar atención a posibles cambios de color y olor, que son los que te ayudarán a saber si la manteca de karité se encuentra o no en buen estado. 

Como ves, la manteca de karité es un ingrediente natural lleno de beneficios tanto para la piel como para el cabello. Incluirlo en tu rutina de belleza es una buenísima forma de cubrir tus necesidades de hidratación o regeneración celular. Además, es apto para todo tipo de pieles. ¿Necesitas más motivos para probarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 8 =