¿Por qué llora mi bebé?

Después de nacer, el bebé aterriza en un mundo completamente nuevo. No solamente no lo conoce, sino que tampoco sabe cómo interpretar lo que sucede a su alrededor. Por ello, el llanto es la manera más sencilla que tiene para expresarse, pero no siempre que solloce significará que está intentando comunicarse.

Llorar es una respuesta corporal normal a una emoción o un dolor físico. Además, los recién nacidos también responden a esos estímulos moviendo su cuerpo, como por ejemplo con patadas al aire o movimientos espasmódicos de sus brazos, y con reacciones fisiológicas.

A menudo los bebés no tienen intención de comunicar nada, simplemente lloran porque es lo que saben hacer. Los padres, sin embargo, tienden a pensar que tras el llanto existen graves peligros para sus hijos, especialmente si son primerizos y todavía no han identificado los diferentes tipos de llanto.

A medida que el niño crece y los padres lo conocen mejor, identificar las causas del llanto será más fácil.

Tiene hambre

Los recién nacidos y los bebés comen cada pocas horas, de día y de noche. En el caso de tener hambre, llorar es una respuesta básica y tardía para informar a los padres de que necesita alimento.

Otras señales que permiten saber que el niño tiene hambre son: llevarse las manos a la boca y golpearse los labios.

El llanto por hambre es regular y rítmico. Dejar que el niño llore por hambre solamente le creará más ansiedad, por lo que comerá más rápido, lo que podría provocarle problemas digestivos.

Tiene el pañal sucio

De la misma manera que los adultos identifican que necesitan darse una ducha o lavarse los dientes, los más pequeños de la casa aprenden con rapidez a identificar un pañal sucio.

Para los padres resulta muy sencillo resolver este tipo de llanto porque lo que ocurre se pueden comprobar con facilidad: basta con revisar el pañal.

Para el bebé, el llanto es la manera más sencilla que tiene para expresarse, pero no siempre que solloce significará que está intentando comunicarse.

Este tipo de quejido suele ser más intenso que el del hambre y se acompaña de irritabilidad.

Tiene sueño

Los bebés necesitan dormir muchas horas ya que durante el descanso ahorran energías, ganan peso, sus órganos siguen madurando y se fortalece su sistema inmunitario.

No dormir les provoca ansiedad e irritación y así lo demuestran cuando lloran: su lloriqueo es intenso, rabioso y desconsolado. Las señales más evidentes de que el niño tiene sueño son los bostezos y que se le cierren los ojos involuntariamente.

Se siente solo

Un niño también puede llorar porque se siente solo. Durante la época de lactancia, por ejemplo, es posible que la madre lo deje un momento en la cuna mientras realiza cualquier otra tarea porque crea que se ha dormido o simplemente porque está tranquilo.

Lecturas recomendadas

6 consejos para el baño del bebé

Hay un pequeño tópico que dice que a los bebés no les gusta el baño, que lloran o patalean. Eso provoca cierto temor…

Irritación de la piel en bebés

La irritación de la piel en bebés es una afección muy común. Esto se debe a que su piel tiene unas características …

Guía de cuidados básicos para el recién nacido

Como sabrás, en Acofarma tenemos la voluntad de acompañarte para que consigas tu bienestar a través de nuestros produ…

De repente el niño se da cuenta de que no hay nadie a su alrededor y se asusta, por lo que empieza a llorar. El llanto puede empezar con ligeros gemidos que se van intensificando hasta explotar en un berrido de angustia.

Resolver estos chillidos es sencillo: basta con sostener al bebé contra el pecho y darle palmaditas suaves en la espalda, incluso con un pequeño vaivén, como si el adulto bailara con la criatura.

Chupete anatómico en silicona

La mayor comodidad para el bebé, con un diseño anatómico en silicona para evitar cualquier alergia.

Tiene frío o calor

Los bebés son más sensibles que los adultos a los cambios de temperatura y las desavenencias del tiempo. En verano y en invierno también sufren más las diferencias térmicas al entrar y salir de casa.

Dentro del hogar es posible que lloren en el momento de cambiarles el pañal o la ropa. Sentirán frío y el sollozo es para ellos la manera más eficaz de comunicarlo. Siempre necesitarán estar más abrigados que los adultos y como norma general requerirán una prenda más para sentirse a gusto.

Este tipo de llanto también es explosivo y ocurre solamente cuando se desnuda al niño o se le abriga sobremanera. Es fácil de reconocer porque se para de inmediato en cuanto vuelve a sentirse a gusto.

Tiene dolor

No es habitual que un recién nacido tenga dolor, a menos que sufra un golpe o esté enfermo. El único momento en el que sí sufrirá un gran dolor de forma natural es cuando empiecen a salirle los primeros dientes.

Las piezas dentales empezarán a empujar las encías hacia arriba para ver la luz y eso es tremendamente doloroso para el niño: el consuelo de mamá no será suficiente.

Este llanto suele ser explosivo y no viene precedido por quejas. Además, después de sufrir un pinchazo de daño cuando los dientes están saliendo, el bebé suele contener el aliento, a diferencia de cuando llora por hambre o sueño.

El cólico del lactante

En ocasiones los recién nacidos lloran mucho y durante largos periodos de tiempo en un mismo día y los padres no son capaces de reconocer qué ocurre.

El cólico durante la lactancia se define como el lloro continuado durante más de tres horas al día, durante más de tres días a la semana y durante por lo menos tres semanas. Esta afección no tiene mayor importancia médica y suele desaparecer entre los tres y cuatro meses de edad por sí solo.

El cólico del lactante deja de serlo cuando la criatura tiene vómitos, pierde peso, tiene diarréa o sangre en las heces. En estos cuatro casos conviene consultar con el pediatra lo antes posible porque estos síntomas podrían ser indicio de otra enfermedad.

Llorar es la primera señal de vida del bebé. Es una acción que demuestra salud y deseo de supervivencia. En la farmacia de referencia es sencillo encontrar soluciones para el llanto del bebé y los farmacéuticos son especialistas capaces de establecer qué es lo que más le conviene en cada etapa de crecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =