Resfriado común: síntomas, cuidados y tratamientos

Estornudos, congestión nasal y picor de garganta son los primeros síntomas que anuncian el resfriado. Es una enfermedad muy común que suele aparecer, sobre todo, en otoño e invierno y es uno de los principales motivos de ausencias escolares y laborales.

¿Qué es y cuáles son sus causas?

El resfriado común es una infección leve de las vías respiratorias altas (nariz y garganta) causada por distintos virus. Por lo general, cursa con sintomatología leve, por lo que no es necesario acudir al médico y no suele complicarse.

El virus del resfriado entra en el cuerpo a través de la boca, los ojos o la nariz y se propaga por el aire a través de las gotitas que expulsa el enfermo cuando tose, estornuda o habla. También se contagia a través del contacto personal cuando, por ejemplo, le damos la mano a alguien resfriado y luego nos tocamos los ojos, la nariz o la boca.

Los causantes son más de 200 tipos de virus diferentes, aunque los más comunes son los rinovirus. Menos de un 10% de los casos tiene su origen en el coronavirus y muy puntualmente por virus de la influenza A o B, virus de la parainfluenza, virus respiratorio sincitial, adenovirus o enterovirus.

En cuanto a los rinovirus, existen más de 115 variedades y son los principales responsables del resfriado común, aunque también pueden causar faringitis, infecciones de oído e infecciones sinusales y, de forma menos frecuente, neumonía y bronquiolitis.

Síntomas y evolución del resfriado común

Los primeros síntomas de un resfriado común son picor o dolor de garganta y molestias de nariz. Después llegan los estornudos, la secreción nasal excesiva y el malestar generalizado. Esta sintomatología, por lo general, alcanza su punto máximo dos o tres días después de la exposición al virus.

Los signos pueden variar de una persona a otra, pero el resfriado suele presentar:

  • Congestión o goteo nasal.
  • Lagrimeo.
  • Molestias de garganta.
  • Tos.
  • Dolores corporales o de cabeza leves.
  • Estornudos.
  • Fiebre baja.
  • Malestar.

Uno de los síntomas que debemos vigilar para comprobar la evolución del resfriado es la mucosidad. Por lo general, los virus infectan la nariz, que produce una secreción transparente. Esta tiene una función muy importante, ya que ayuda a eliminar los virus, por lo que no debemos dejar de sonarnos siempre que haga falta. Pasados dos o tres días, lo habitual es que la mucosidad comience a cambiar de color para volverse blanca, amarilla o verde. Este cambio represente una buena señal y quiere decir que el resfriado sigue su curso hacia la curación.

Lo normal es que tras una semana nos encontremos en mejor estado. Algunos síntomas, como la congestión nasal y la tos, pueden prolongarse durante 10 o 15 días. Si pasado este tiempo no nos recuperamos, es importante visitar al médico.

Cómo tratar el resfriado para aliviar los síntomas

Los antibióticos no curan el resfriado ni tampoco existe una vacuna para ello. Tan solo podemos adquirir ciertos medicamentos de venta libre que ayudan a aliviar algunos de sus síntomas.

Lo antibióticos no curan el resfriado ni tampoco existe una vacuna para ello.

Una de las opciones más populares son los “antigripales” que contienen tres principios activos: analgésico, descongestionante y antihistamínico. El primero quita el dolor y baja la fiebre; el descongestionante ayuda a respirar mejor y el último de ellos “seca” la nariz y evita el goteo nasal.

Lecturas recomendadas

¿Por qué algunas personas envejecen mejor que otras?

Cuentan que en Sâvatthî, el rey Pasenadi le preguntó a Siddharta Gautama, el Buda: “Venerable señor, ¿existe algu…

Cómo quitar la cera de los oídos correctamente

El exceso de cera en el oído puede acarrear ciertas molestias y complicaciones e, incluso, disminuir tu capacidad audit…

Los pilares de la salud

Gozar de salud es mucho más que vivir exentos de enfermedad, es vivir a pleno rendimiento con todo nuestro potencial, t…

En caso de que tengamos muchas molestias de garganta, se pueden tomar productos de acción local como caramelos o sprays. Estos contienen antisépticos, anestésicos, antiinflamatorios o productos naturales que suavizan la zona y alivian el dolor.

Para tratar la tos hay que saber si es seca o expectorante. En el primer caso, es posible encontrar jarabes que la corten de raíz. En el segundo, se recomiendan medicamentos que ayudan a expectorar de forma más efectiva. 

Los sprays nasales o el agua de mar son muy útiles cuando el resfriado provoca una fuerte congestión que no permite respirar o descansar tranquilos por la noche. Estos abren las fosas nasales y eliminan la mucosidad, generando un alivio casi instantáneo.

Por último, lo más importante cuando el cuerpo combate un resfriado es descansar y cuidarse a través de unas sencillas pautas:

  • Reposar y dormir lo suficiente.
  • Tomar muchos líquidos.
  • Ducharse o tomar baños de agua caliente para ablandar la mucosidad.
  • Usar solución salina para respirar mejor.
  • Tomar miel para aliviar la tos.
  • Ajustar la temperatura y la humedad de la habitación (se puede usar un humidificador).
  • Evitar fumar.

Lo más importante cuando el cuerpo combate un resfriado es descansar y cuidarse.

Cuándo acudir al médico

En principio, como veíamos más arriba, los síntomas del resfriado deben ir desapareciendo con el paso de los días. Aun así, en ocasiones puede haber complicaciones, por lo que debemos estar atentos a los siguientes signos:

  • Dificultad para respirar o respiración agitada.
  • Deshidratación.
  • Fiebre durante más de cuatro días.
  • Síntomas que se prolongan durante más de 10 días y no desaparecen.
  • Fiebre o tos que mejoran, pero luego vuelven a empeorar. En estos casos, es importante visitar a un médico que valore el caso y pueda pautar otro tratamiento si es necesario.

Consejos para prevenir el resfriado

A pesar de que no sea fácil escapar del resfriado, sobre todo porque durante las estaciones de mayor prevalencia pasamos más tiempo reunidos en espacios interiores, siguiendo algunas recomendaciones podemos reducir las probabilidades de enfermar:

  • Lavarse bien las manos varias veces al día.
  • Evitar el contacto cercano con personas resfriadas.
  • Cubrir la nariz y la boca al toser o estornudar.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar.
  • Ventilar bien los espacios cerrados.
  • Cuidar la alimentación con una dieta rica en verduras, frutas, vitaminas y minerales.
  • Potenciar el sistema inmune con la práctica de ejercicios físicos de forma regular. • Evita ambientes fríos y cambios bruscos de temperatura.

Diferencia entre resfriado y gripe

El origen de la gripe es la “influenza”, provocado por un virus que muta cada cierto tiempo y provoca síntomas mucho más intensos. Además, esta aparece de forma repentina y puede causar molestias que duran un par de semanas.

El resfriado, en cambio, nos acompaña todos los años de la misma manera: llega de forma gradual, genera molestias leves durante varios días y tras una semana estamos prácticamente recuperados.

Ambos presentan síntomas comunes como, por ejemplo, congestión nasal, estornudos, mucosidad, tos, dolor de garganta y de cabeza y pérdida de apetito. Sin embargo, podemos diferenciarlos fácilmente porque la gripe provoca fiebre moderada o alta durante tres o cuatro días, dolores musculares intensos en piernas y espalda, fatiga y un fuerte malestar general.

En definitiva: el resfriado común se propaga todos los años durante los meses de frío y es difícil evitarlo. En cualquier caso, con unos días de descanso y la ayuda de algunos medicamentos, podremos superar los síntomas y encontrarnos bien en poco tiempo.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *