Salud bucodental infantil: problemas y soluciones

Un niño con una buena salud bucodental es aquel que no sufre de dolor orofacial, infecciones, llagas bucales, enfermedades de las encías, pérdida de dientes o cualquier otra afección que afecte a las funciones básicas de la boca.

Los dientes sanos son importantes para la salud general de un niño y los buenos hábitos de higiene dental deben empezar antes de que aparezca el primer diente.

¿Por qué es importante la salud bucal de los niños?

Durante la infancia, la salud de los dientes y encías se relaciona con la formación y consolidación de hábitos de higiene bucodental que acompañarán al niño a lo largo de toda su vida adulta.

Adoptar estos hábitos antes de la llegada de la dentición permanente es clave para la prevención de enfermedades como la caries y la periodontitis, que requieren la intervención y vigilancia constante de un odontólogo.

Además , formar a los niños en buenos hábitos alimenticios desde bien pequeños puede ayudarles a tener una boca sana durante toda su vida.

Todos los niños pueden beneficiarse de:

  • La ingesta de una dieta equilibrada.
  • La limitación del consumo de azúcares.

El Dentífrico Infantil de Vivēra está formulado para encantar a los más pequeños al tiempo que protege su dentadura de la forma más efectiva.

¿Cuáles son las enfermedades bucales más comunes entre los más pequeños?

A pesar del empeño de muchos padres en crear en sus hijos una rutina de cuidado bucodental, existen una serie de afecciones que, por desgracia, son muy habituales entre los más pequeños.

Lecturas recomendadas

¿Cómo aliviar las molestias de la dentición en tu bebé?

La salida de los primeros dientes suele ser una experiencia difícil tanto para bebés como para los padres, ya que no e…

Así es la primera visita al dentista de los niños

Como padres, a todos nos gustaría que la primera visita al dentista de nuestros hijos fuera fácil e incluso agradable.…

Las dolencias más frecuentes son:

  • Caries. ****Una frecuencia de comidas superior a la de los adultos, una mayor ingesta de alimentos azucarados y la ausencia del hábito de cepillarse los diente son los principales culpables de esta dolencia entre los niños. Un problema que no se detecta con facilidad, pues los más pequeños solo se quejan cuando sienten dolor, lo que indica que la infección se encuentra en un estadio tardío.
  • Gingivitis infantil. Cada vez son más los niños que presentan inflamación de las encías en las consultas de los dentistas. La gingivitis infantil aparece cuando se acumula placa bacteriana entre la encía y el diente y, como en el caso de los adultos, se identifica con facilidad porque sangran.
  • Gingivitis herpética. Consiste en una infección de la boca por el virus del herpes simple. Esta afección es habitual en bebés entre los seis meses de edad y los cuatro años, aunque puede aparecer más tarde.
  • Periodontitis. Aparece cuando la inflamación de las encías persiste y no se trata adecuadamente. Los tejidos de soporte de los dientes se van destruyendo, haciendo que estos se aflojen y puedan incluso llegar a caerse.
  • Deficiente oclusión dental. El encaje de los dientes maxilares (superiores) con los mandibulares (inferiores) se denomina oclusión dental. La maloclusión dental es la incorrecta alineación de los dientes. La infancia es el momento más adecuado para corregir las maloclusiones y evitar la cronificación del problema.
  • Bruxismo infantil. Aunque es una alteración más común en los adultos, el bruxismo durante la infancia está relacionado con episodios puntuales de tensión. El bruxismo desgasta los dientes y en sus casos más graves provoca dolores de cabeza y de oídos.

Los hábitos de higiene bucodental deben empezar antes incluso de que aparezca el primer diente.

¿Cómo cuidar la salud bucal infantil?

Los hábitos para cuidar la salud bucal de los niños van variando a medida que crecen, aunque un correcto cepillado de dientes deberá estar siempre entre ellos.

Las buenas rutinas de higiene bucodental deben empezar antes incluso de que aparezca el primer diente. Además, se debe tener en cuenta que los dientes de leche marcan la posición de los dientes definitivos.

Las prácticas de higiene más importantes son:

  • Con antelación al crecimiento del primer diente es conveniente limpiar las encías del bebé suavemente con un cepillo de dientes de cerdas blandas.
  • Llevar el niño al dentista antes de que cumpla su primer año.
  • No acostarlo con el biberón. La leche, las fórmulas nutritivas, los jugos y otras bebidas dulces como los refrescos contienen azúcar. Cuando un líquido azucarado se mantiene en los dientes del bebé demasiado tiempo, puede causar al pequeño caries y su consiguiente dolor.
  • A partir del primer año, el adulto debe cepillar los dientes de leche al niño con agua y con un cepillo de cerdas suaves. A partir de los dos años de edad puede empezar a usar un cepillo con dentífrico, aunque con una cantidad equivalente a la de un grano de arroz o una miga de pan.
  • El hilo dental podría usarse a partir del momento en el que aparezcan dos dientes juntos, aunque esta práctica debe ser aprobada por su dentista.
  • Realizar un control dental, como mínimo, una vez al año a partir de los dos años de edad.

Los buenos hábitos de higiene bucodental previenen las caries, las enfermedades de las encías y otras afecciones. Las consultas al dentista y los cuidados en casa son los principales aliados para asegurarse de que los dientes de los niños se mantengan sanos durante todas las etapas de su crecimiento. Recueda que el consejo farmacéutico puede ser de gran ayuda para que encuentres los mejores productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 8 =