Vitamina E para tu cara. Cómo usarla y beneficios

La vitamina E es un excelente aliado para frenar el avance de las arrugas y conseguir una piel más joven. El principal motivo es que tiene el poder de reducir los efectos de los radicales libres, que son los causantes del envejecimiento de las células y de la piel, por lo que se le considera la vitamina de la juventud.  

¿Cómo debemos usarla en el rostro para lograr ese efecto rejuvenecedor? Sigue leyendo que te lo explicamos.

¿Qué es y para qué sirve la vitamina E?

La vitamina E, también conocida como tocoferol, es un compuesto que cumple diversas funciones dentro del organismo. Algunas de las más importantes son las siguientes:

  • Neutraliza los radicales libres y, por tanto, protege de la oxidación de las células del sistema nervioso, cardiovascular y muscular.
  • Tiene una acción antioxidante, por lo que ayuda a mantener el cuerpo sano y a retrasar el avance del envejecimiento.
  • Estimula la formación de glóbulos rojos y el sistema inmunitario, que combate las bacterias y los virus.
  • Repara las membranas celulares, especialmente en los músculos, por lo que ayuda a la recuperación tras el ejercicio.

Beneficios de la vitamina E en la piel de la cara

Aplicar vitamina E directamente sobre el rostro ayuda a retrasar los signos del envejecimiento. La piel de esta zona es la más expuesta a los efectos de los radicales libres. Estos afectan directamente a la producción de colágeno y a la regeneración celular, lo que propicia la aparición de las arrugas.  

Gracias a su efecto antioxidante, la vitamina E protege el rostro de agentes dañinos y evita el envejecimiento prematuro. Además, este compuesto también actúa como barrera ante los cambios bruscos de temperatura, de la contaminación y, sobre todo, de la radiación solar.  

Gracias a su acción antioxidante ayuda mantener el cuerpo sano y a retrasar el avance del envejecimiento.

Posee también una acción antiinflamatoria, que ayuda a calmar y a regenerar las pieles maltratadas o que presentan acné y cicatrices, y ha demostrado una alta capacidad de hidratación que le permite a la piel conservar su buen aspecto durante más tiempo.  

Todo esto hace que la vitamina E sea, junto con la vitamina C y la A, una de las más utilizadas en cosmética.

Cómo usar las cremas faciales con vitamina E

Las cremas faciales con vitamina E son muy fáciles de usar: tan solo hay que limpiar bien el rostro, para evitar que nada interfiera, y aplicarla de manera uniforme. Con este gesto y pasado un tiempo, empezarás a notar una piel más joven y tersa.  

Por todos sus beneficios, la vitamina E es una de las más utilizadas en cosmética.

En el mercado también es posible encontrar concentrados de vitamina E en aceite. En este caso, solo hay que mezclar unas gotas con una crema hidratante o antiedad, pero es importante limpiar bien el rostro y dejarlo libre de impurezas antes de su aplicación.  

En cualquier caso, es recomendable consultar las precauciones de uso que proporciona el fabricante en cuanto a frecuencia de aplicación y cantidad para conseguir unos resultados óptimos.

Otras maneras de tomar vitamina E

Para beneficiarse de todas las propiedades de la vitamina E también es posible recurrir a la alimentación y, así, reforzar su contribución desde el interior del organismo.  

El tocoferol está presente en todos estos alimentos:  

  • Aceites vegetales como girasol, maíz, soja, etc.
  • Frutos secos como avellanas, nueces, almendras, cacahuetes, etc.
  • Hortalizas de hoja verde como espinacas, brócoli, espárragos, etc.
  • Frutas como mango, uva, kiwi, aguacate, etc.
  • Pescados como la angula, el congrio, el salmón, la sardina, etc.  

Ahora ya sabes la importancia que tiene la vitamina E en el organismo y su papel para combatir el envejecimiento. Combina una alimentación rica y equilibrada con productos de cosmética adecuados para disfrutar de todos los beneficios de la vitamina de la juventud.

Cerrar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.