Notas de prensa

¿Por qué es importante la selección de vehículos y excipientes en la formulación magistral?


3 octubre 2019

Comparte esta entrada:

El pasado 26 de septiembre se celebró en el Colegio de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBi) una jornada de Formulación en Dermatología con el objetivo de impulsar la prescripción y dispensación de fórmulas magistrales en esta especialidad, una de las que más se beneficia de esta práctica genuinamente farmacéutica.

 

Medio centenar de facultativos, entre dermatólogos y farmacéuticos, asistieron al evento, donde se analizaron tanto aspectos prácticos de la prescripción y dispensación de fórmulas magistrales, como la selección de vehículos y nuevos excipientes, o algunas de las patologías donde la formulación se usa más frecuentemente, como acné, rosácea, dermatitis seborréica o psoriasis.

 

La elaboración del medicamento individualizado en esta disciplina permite adaptar la prescripción al paciente, lo que incrementa la eficacia del tratamiento. Además, hace posible acceder a medicamentos que han dejado de comercializarse, o seleccionar las formas más adecuadas para cada principio activo en función de las necesidades del paciente.

 

Roser Masanas, farmacéutica y directora técnica adjunta de Acofarma, participó en la jornada analizando la importancia de la selección de vehículos y nuevos excipientes en formulación según las zonas específicas del cuerpo.

 

¿Por qué son importantes los vehículos?

 

La selección de vehículos y excipientes para formulación magistral es clave para vehicular el tratamiento, favorecer la actividad de los principios activos, cuidar selectivamente la piel de la zona a tratar y mantener la estabilidad de la preparación.

 

Dependiendo de donde se aplique existen diversos vehículos dermatológicos para una mayor personalización del fármaco, ya que actualmente se comercializan bases de línea capilar, podológicas, faciales, corporales, para mucosas, transdérmicas, para cicatrices…

 

Durante la ponencia, se repasaron los diferentes excipientes y su utilización, diferenciando entre los lipófilos y los hidrófilos.

 

En el caso de las bases lipófilas, se recomendó utilizarlas en casos de pieles secas, eczemas o psoriasis con vaselinas, cold cream o emulsión w/o. Esto se debe a que son oclusivas, protectoras y a que favorecen la hidratación natural de la piel, lo que las hace también muy útiles en otros ámbitos como la podología, por ejemplo.

 

También se utilizan para lograr una acción profunda en la epidermis, ya que traspasan la barrera lipídica de la piel con emulsiones transdérmicas (como gel plo y liposomadas). Por último, se habló de su uso para adhesión a mucosas aplicando un excipiente adhesivo oral.

 

Con respecto a las bases hidrófilas, se incidió en su uso en formulaciones para pieles secas debido a su facilidad de incorporación del principio activo y a que favorecen la hidratación natural de la piel. En este caso se recomendó aplicar una emulsión o/w (ungüento hidrófilo o crema lanette).

 

En las pieles mixtas, las bases corporales y faciales son eficaces en lesiones subagudas y en pieles sensibles al no ser oclusivas si se formulan como emulsión o/w (emulsiones glucídicas o base beeler).

Para pieles intolerantes y grasas la elaboración del medicamento personalizado ofrece fármacos “oil-free” de fácil extensibilidad con emulsiones w/o (crema-gel y loción lanette), emulsiones w/s, gel, lociones y soluciones y suspensiones. También se utilizan en pieles sensibles, para elaborar bases para cicatrices y para el cuero cabelludo.

 

La última parte de la ponencia se centró en los coadyuvantes, que dan estabilidad en las formulaciones -del excipiente y del principio activo- y control del producto acabado. En este sentido, se centró en los reguladores de pH, sistemas conservantes, antioxidantes y quelantes.

Comparte esta entrada: